Marketing

¿Es posible conciliar personalización y privacidad?

Personalización y privacidad, un tira y afloja que trae de cabeza a los marketeros

Poco más de la mitad de los consumidores están realmente prestos a dar acceso a las empresas a parte de su información personal (aun habiendo claros beneficios sobre la mesa).

personalizaciónLa personalización se ha convertido en los últimos tiempos en el ojito derecho de los marketeros. Sin embargo, y pese a que los profesionales del marketing están enamorados hasta el tuétano (y probablemente con razón) de la personalización, hay un importantísimo obstáculo en el camino: la renuencia del consumidor a ceder (así como así) sus datos personales a las marcas.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Reino Unido por la empresa especializada en “customer identity” Janrain, poco más de la mitad de los consumidores están realmente prestos a dar acceso a las empresas a parte de su información personal (aun habiendo claros beneficios sobre la mesa). Y una tercera prefiere echar el cerrojo a sus datos personales a fin de que las marcas no puedan echar sus zarpas sobre ellos (con motivaciones potencialmente espurias).

En realidad sólo el 3,3% de los mil consumidores entrevistados en su informe por Janrain confiaría todos sus datos personales a las empresas con el último objetivo de que sus experiencias tengan cierta pátina personal (imposible de lograr si la información personal no forma parte de la ecuación).

A la luz de escándalos recientes con los datos personales como protagonistas, los consumidores son cada vez más celosos de su propia privacidad y eso torpedea inevitablemente los esfuerzos de los marketeros en el ámbito de la personalización (o al menos les fuerza a aproximarse a esta cuestión desde una perspectiva diferente).

El 85% de los consumidores dice tener hasta cierto punto cautela en relación a la ciberseguridad en los smartphones y en los ordenadores. Y menos del 9% confiesa estar totalmente despreocupado a este respecto.

En este sentido, y teniendo en consideración que la privacidad importa, y mucho al consumidor (y que no se trata en modo alguno de una preocupación pasajera), las empresas harían bien en poner la privacidad en el centro de su negocio y convertirla en último término en una ventaja competitiva.

A fin de hacer posible la conciliación de privacidad y personalización una buena opción son, por otra parte, las alianzas de datos. Tales alianzas dan acceso a las marcas a ingentes cantidades de datos, pero con mayores dosis de control y de transparencia que si hay proveedores “third-party data” de por medio.

Te recomendamos

Outbrain

Somos quiero

A3media

T2O

Compartir