Marketing

Las emociones amarran a marcas y consumidores

Por qué la fidelidad del cliente no se compra con dinero sino con emociones

Por qué la fidelidad del cliente no se compra con dinero sino con emocionesEn pleno siglo XXI el precio no es suficientemente “pegajoso” para unir indisolublemente a marcas y consumidores. El factor que de manera más determinante influye en la fidelidad del consumidor son las emociones. Así lo concluye al menos un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la consultora Capgemini.

El 82% de los consumidores que dicen estar muy apegados emocionalmente a una marca se confiesan compradores fieles (y no esclavos de las “canitas al aire”). La proporción de consumidores fieles huérfanos de conexiones emocionales con las marcas es, por el contrario, de apenas un 38%.

Por otra parte, el 81% de los consumidores fieles se toma la molestia de recomendar sus marcas favoritas a sus amigos y familiares. El 70% va más allá y se declara incluso dispuesto a pagar hasta el doble por los productos de las marcas de sus amores.

Los hombres (52%) hacen gala de una fidelidad más marcada que las mujeres (43%) en su relación con las marcas.

Por grupos de edad se muestran particularmente fieles a las marcas los jóvenes de entre 22 y 36 años (53%).

En la fidelidad del consumidor tiene también un elevado impacto el lugar de residencia del consumidor. En general los consumidores de áreas urbanas (49%) hacen gala de más fidelidad en su relación con las marcas que los residen en entornos rurales.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir