Marketing

La seducción de los influencers en los más jóvenes es a veces tóxica

Por qué el monumental poder de los influencers conlleva una gran responsabilidad

En los más jóvenes los influencers inspiran tanto sentimientos positivos como negativos. Y cuando su influencia se sale de madre, los más jóvenes pueden llegar a perder contacto con la realidad.

influencersLos influencers nacidos al calor de las redes sociales tienen una fortísima influencia en los más jóvenes, a las que seducen con tantísima fuerza (o incluso más) que los deportistas y los actores de más relumbrón.

La colosal influencia (no siempre positiva) de los influencers es diseccionada precisamente por un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la agencia de medios Wavemaker y la unidad de investigación MScience (filial como Wavemaker de GroupM).

Para emprender su investigación, Wavemaker y MScience monitorizaron entre el 23 y el 29 de agosto de 2018 a 66 jóvenes de entre 11 y 23 años que utilizan habitualmente las redes sociales y que acostumbran a seguir la pista en estas plataformas a diferentes influencers.

De acuerdo con el estudio, los influencers son contemplados a menudo por sus seguidores como personificación de la seducción en el plano más físico. Y despiertan en “followers” no sólo sentimientos positivos como la inspiración, la motivación y la autoconfianza. Siembran también en las mentes y en los corazones de los jóvenes que tienen a bien seguirles la envidia, la presión por parecerse a sus iguales, la duda (emanada en este caso de sí mismos) y el miedo a perderse acontecimientos importantes que tienen lugar en su derredor.

Cuando la influencia de las estrellas 2.0 en sus seguidores se cuelga del brazo del desenfreno, los jóvenes tienden a exagerar los contenidos que brotan de las redes sociales y a perder además el contacto con la realidad.

Son fans particularmente incondicionales de los influencers los adolescentes de entre 11 y 15 años. Este grupo de edad, extraordinariamente ávido de ideales, convierte con extraordinaria celeridad a los influencers en el espejo donde desea contemplarse, en especial en ámbitos como la belleza y el estilo de vida.

Los jóvenes de entre 16 y 19 años andan, por el contrario, más necesitados de orientación y son mucho más selectivos a la hora de dejarse seducir por los influencers. Para ellos los influencers son fuente de inspiración y de motivación, especialmente en temas como el deporte y la alimentación.

Por su parte, los jóvenes adultos de entre 20 y 23 años buscan en los influencers el intercambio de opiniones (de tú a tú) sobre temas como el “life coaching”, la autoconfianza y el amor dispensado al propio cuerpo (por mucho que éste sea dueño de defectos). En los influencers los veinteañeros buscan sobre todo y ante todo la confirmación y el reconocimiento. Y sienten por las estrellas 2.0 una fascinación que no es en absoluto ajena a las críticas.

“Los jóvenes sufren actualmente una presión extra por parte de los social media que no hace sino intensificar aún más otras presiones propias de la edad a través de la publicación y la multiplicación inherentes a las plataformas 2.0”, explica Hanno Stecken, COO de Wavemaker en Alemania.

“El potencial de influencia de los influencers entre los más jóvenes es absolutamente inmenso. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y muchos influencers subestiman lamentablemente el poder del que son portadores. En este sentido el influencer marketing está obligado a madurar para pertrecharse de la relevancia que necesita como canal”, subraya Stecken.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir