Marketing

¿Millennial o centennial? He ahí la cuestión

La pregunta marketera del millón: ¿dónde está la frontera que separa a millennials y centennials?

Se supone que la frontera que separa a los millennials de los centennials es el año 1996. Todos los nacidos después de esta fecha están adscritos a la Generación Z, cuyos miembros disfrutaron en términos generales de una infancia y una juventud bastante menos convulsa que los millennials.

millennials

Autora de la imagen: Dorota Liwacz

Encajonar (quizás artificialmente) al consumidor en una u otra generación es a menudo una tarea harto complicada. Sin embargo, trazar fronteras (no necesariamente infranqueables) entre generaciones es sumamente útil para analizar comportamientos y puntos de vista y comprender mejor los cambios que tienen lugar al calor de la sociedad. Pero, ¿dónde está la línea divisoria que separa a una generación de la otra? En el caso específico de los millennials y los centennials, ¿cuál es, por ejemplo, la clave para agrupar a los consumidores en un grupo u otro?

Antes de procurar respuesta a esta pregunta (inevitablemente peliaguda) conviene, no obstante, aclarar que las generaciones son grupos extraordinariamente diversos y complejos y no se prestan en modo a la caricatura de trazo grueso. Son una suerte de lente a través de la cual es posible observar (con ánimo de análisis) las transformaciones de naturaleza social. Las generaciones no son etiquetas más o menos estúpidas que se endilgan sin ton ni son a las personas.

Regresando de nuevo a las diferencias (a menudo difusas) entre millennials y centennials, parece que el confín que separa a una generación de la otra es el año 1996. Todas aquellas personas nacidas después de 1996 están adscritas a la Generación Z, de acuerdo con Pew Research Center.

Que el linde entre una y otra generación esté fijado en 1996 no obedece, por otra parte, a la arbitrariedad. Y echa raíces en realidad en una serie de factores políticos, económicos y sociales en absoluto baladíes.

Una observación más o menos minuciosa de los acontecimientos que han marcado la vida de los millennials evidencia que la Generación del Milenio ha crecido en tiempos convulsos. Las personas adscritas a este grupo demográfico asistieron en primera persona a los ataques terroristas del 11-S, de cuyas consecuencias fueron testigos siendo niños o en su defecto adolescentes. En cambio, la Generación Z apenas recuerda el 11-S.

Por otra parte, internet se convirtió en una pieza irrenunciable en nuestras vidas cuando los millennials eran apenas unos niños (de aquí que se insista tanto en catalogar a los jóvenes de esta generación como nativos digitales).

Los millennials se hicieron mayores en tiempos convulsos, los centennials disfrutaron de mucha más serenidad 

La Generación del Milenio irrumpió en el mundo laboral en plena recesión económica y ello se dejó notar sobremanera en sus decisiones vitales y en sus ingresos (cuyas consecuencias son aún más que notorias a día de hoy).

En las vidas de los millennials tuvieron asimismo un impacto profundísimo las guerras de Irak y de Afganistán y las elecciones presidenciales de 2008, en la que los jóvenes estadounidenses se involucraron muchísimo allende los mares.

También la relativa diversidad étnica que existe entre los jóvenes adscritos a la Generación del Milenio (los nacidos al otro lado del charco al menos) tiene un impacto de primer en la forma de contemplar el mundo de este grupo demográfico.

La diversidad (elevada a la máxima potencia) goza de aún mayor relevancia a la hora de definir a la Generación Z. Profundamente a merced de la tecnología (como los millennials) están igualmente los centennials, que contemplan los dispositivos tecnológicos como absolutamente irrenunciables en sus vidas.

Cuando el primer iPhone salió del cascarón en 2007, los centennials de mayor edad tenían apenas 10 años. En este sentido, internet móvil, las redes sociales y el entretenimiento bajo demanda son para muchos centennials un "must" en sus vidas casi desde el principio de los tiempos.

Conviene, eso sí, enarbolar la bandera de la cautela a la hora de examinar los efectos de la cultura de "always on" (esa que ha marcado para bien y para mal la vida de la Generación Z).

Aunque es posible apreciar diferencias significativas en cuanto a comportamiento, visión del mundo y estilo de vida entre los centennials y las generaciones precedentes, lo cierto es que no puede determinarse con claridad si estamos realmente ante la peculiaridad de una generación entera o simplemente ante el efecto secundario de haberse criado a los pechos de un mundo profundamente marcado por la tecnología Esta es precisamente la razón por la que, según los investigadores, es vital continuar monitorizando a la Generación Z en el futuro.

Te recomendamos

FOA Madrid 2020

Hootsuite

Outbrain

Adecco

Compartir

Centro de preferencias de privacidad

Navegación

Estas cookies permiten que el Sitio Web funcione correctamente por lo que son esenciales para que el Usuario pueda usar todas las opciones del Sitio Web y pueda navegar y utilizar las funciones de la misma con normalidad.

Advertising

Analíticas

Estas cookies recopilan información anónima de manera estándar sobre la navegación del Usuario y sus patrones de comportamiento. La información recogida mediante las cookies analíticas es utilizada para la elaboración de perfiles de navegación de los Usuarios de este Sitio Web, con el fin de introducir mejoras en nuestro servicio.

__utma, __utmz, __utmb
__utma, __utmz, __utmb

Other