Marketing

Promotores, detractores o pasivos: ¿de qué pie cojean sus clientes?

clientesEl cliente es el eje en torno al cual debería pivotar toda empresa. Sin embargo, ese cliente acaba relegado a veces a un papel de secundario que no le corresponde en absoluto.

Conocer al cliente y aprender a catalogarlo es vital para prosperar en el universo marketero. Y aunque clientes hay en realidad para todos los gustos, podemos clasificarlos en 3 tipologías básicas, las que disecciona a continuación en esta infografía Promotoer.io:

1. Promotores
Los clientes promotores, que representan entre el 30% y el 50% de las ventas de las empresas, se precian de ser fieles (no tienen “ataques de cuernos”), defienden con uñas y dientes a las marcas a de sus amores y están dispuestos incluso a protegerlas cuando su reputación se encuentra en entredicho.

2. Detractores
Los clientes que se encuadran esta categoría son veleidosos e infieles por naturaleza (entre el 40% y el 50% de los detractores dejan en la estacada a las marcas en un plazo de apenas 90 días), se caracterizan por gritar muy alto (bastante más que los promotores), proclaman a los cuatro vientos sus malas experiencias con las empresas y son paradójicamente los más proclives a convertirse, con el tiempo, en promotores.

3. Pasivos
Algo más pacientes que los detractores, los clientes pasivos tardan aproximadamente 6 meses en abandonar en la cuneta a las marcas, son alérgicos a la fidelidad y son extraordinariamente sensibles a los precios, que son a menudo lo que decanta la balanza en su relación con las compañías.

theanatomyofacustomer_35871

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir