Marketing

Un puesto callejero de Bangkok consigue una estrella Michelin

Raan Jay Fai o cómo hacer marketing a pie de calle y colgarse una estrella Michelin

Raan Jay FayEl lugar de trabajo de Supinya Junsuta no es el que uno presupone a un restaurante galardonado con una estrella Michelin. Supinya, de 72 años, arroja sin demasiados miramientos las cáscaras de huevo al suelo, pela gambas en un pequeño callejón y los ingredientes con los que trabaja están alojados en cajas de poliestireno. Sus platos se cocinan en sartenes tipo wok que, chisporroteantes, rocían aceite sobre el asfalto.

Raan Jay Fai (así se llama el local de Supinya) es a simple vista un típico puesto callejero de Bangkok (Tailandia). Sin embargo, tiene algo especial, puesto que en la guía de la capital tailandesa que Michelin ha publicado recientemente, el “chiringuito” de Supinya ha conseguido una codiciada estrella.

En la selecta lista en la que ha conseguido abrirse paso Raan Jay Fai hay restaurantes alojados en hoteles de cinco estrellas y glamurosos locales, donde la comida es tan buena como carísima.

Raan Jay Fai (el único restaurante “street food” de la lista) no recibe a sus comensales con impolutos manteles de color blanco y cubertería de plata sino con viejos ventiladores y sillas de plástico en la acera. Aun así, los platos que allí se sirven, la mayoría adscritos a la cocina tradicional tailandesa (tortilla de gambas o marisco al curry, por ejemplo) son de primerísima calidad y poco o nada tienen que envidiar a los que se sirven, entre grandes oropeles, en los restaurantes más lujosos de Bangkok.

En el carácter excepcionalmente sabroso de los platos salidos de las cocinas de Raan Jay Fai la experiencia (la de su cocinera) es definitivamente un grado. Supinya lleva más de 40 años cocinando. Y cubre sus ojos con gafas de esquí para protegerse así de las salpicaduras de aceite y de chile.

La alma mater de Raan Jay Fay se muestra, no obstante, extraordinariamente modesta a la hora de hablar del éxito de su local. Si su restaurante ha conseguido una estrella Michelin, no es por sus extraordinarias dotes como cocinera sino por la calidad de los ingredientes utilizados para preparar los platos.

Frente al local de Supinya hay actualmente (una vez conocida la “hazaña” de su restaurante) colas kilométricas de clientes deseosos de probar sus ricas viandas. Algunos comensales esperan hasta tres horas para poder hincar el diente a los platos de Raan Jay Fai.

Yawadee Junsuta, hija de Supinya, asegura que su madre atiende todos los pedidos de manera individualizada y se toma la molestia de prepararlos ella misma. Todo ello se traduce en calidad, una calidad que parece estar reñida con la rapidez (pero que merece definitivamente la pena).

Quizás por el mimo con el que Supinya prepara sus platos y también por la calidad de sus ingredientes, sus delicias culinarias son notablemente más caras que en otros puestos callejeros de Bangkok. Un plato cuesta en Raan Jay Fai entre 20 y 25 euros.

Para el pequeño local la recepción de una estrella Michelin ha constituido una auténtica sorpresa. “No pensamos nunca que recibiríamos una estrella Michelin”, confiesa Yawadee que, con 34 años, trabaja desde niña en el restaurante de su madre.

No es la primera vez que un local “street food” se convierte en famoso de la noche a la mañana gracias a Michelin. En 2010 el célebre fabricante de neumáticos incluyó en su guía de Hong Kong al pequeño puesto especializado en “dim sum” Tim Ho Wan.

El año pasado un puesto especializado en arroz con pollo afincado en Singapur (Liao Fan Hawker Chan) copó también titulares en todo el mundo tras obtener una estrella Michelin.

Está claro que las estrellas Michelin son un fenomenal trampolín económico para los restaurantes (en particular cuando estos son excepcionalmente modestos). En Raan Jay Fai creen, no obstante, que poco (más allá de la afluencia de comensales) cambiará a partir de ahora en el restaurante. Aun así, hay un cambio que sus dueños harían bien en considerar: la búsqueda de un ayudante de cocina para auxiliar a la buena de Supinya (sobrepasada actualmente por el éxito de su local).

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir