Marketing

REDES SOCIALES: EL RIESGO DE VER Y SER VISTO

“El valor económico de nuestros datos es inmenso, inconmensurable si se utiliza con fines publicitarios”, advirtió Artemi Rallo director de la Agencia Española de Protección de Datos (EAPD) en declaraciones al diario El Mundo. “Hoy en día, las redes sociales son el fenómeno más preocupante de internet para la publicidad”, sentenció.

Un hecho tan lejano como el asesinato de la menor Marta del Castillo, ha vuelto a sacar a la palestra las dos caras de la misma moneda: relevancia comunicativa versus desprotección de la intimidad.

13 millones de españoles están enganchados a Facebook, Tuenti o MySpace, por citar las más concurridas, lo que supone un 73,3% de los internautas según datos de Comscor. España ocupa la segunda posición en lo que a uso de redes sociales se refiere, a la zaga de Reino Unido.

Millones de datos personales varando en un ciberespacio sin ley. La AEPD advierte de qué nadie garantiza realmente la protección de esa información y sobre todo los usos posteriores en los que puedan emplearse. “No dejan claro que no van a usar esa información con fines comerciales”, insistió Rallo.

300 millones de perfiles en todo el globo susceptibles de miradas indiscretas. Si antes internet era el lugar del alter ego inventado, hoy es un reflejo de la vida real. Lo que has hecho el sábado por la noche no está solo a la vista de cotillas agregados por compromiso, sino que probablemente también lo esté a los ojos de empresas ávidas de bases de datos.

Para echar más leña al fuego, las opciones de privacidad parecen pasar inadvertidas a los ojos de los usuarios. Un estudio elaborado por la AEPD y el Instituto de Tecnologías de la Comunicación muestra que el 40% de los internautas tiene sus perfiles completamente abiertos. Y eso que el 46,2% reconoce utilizarlas para curiosear vidas ajenas. Ver y ser visto es lo que prima. Más preocupante todavía es que este porcentaje de perfiles sin secretos se eleva hasta el 77% en el caso de los menores de edad. Es ilegal recoger datos personales de menores de 14 años sin consentimiento de un adulto, aunque esta normativa tampoco parece cumplirse.

A la AEPD también le inquieta la relación directa que los buscadores establecen con estas redes. Si uno teclea su nombre en Google, aparecerá en primer lugar una entrada con el perfil de dicho usuario, lo que supone una excesiva exposición de datos íntimos. Y lo peor es que darse de baja es un martirio. Aunque el perfil de la persona desaparezca, seguramente no lo hará ni el nombre, ni la dirección, ni sus gustos ni aficiones, que seguirán en el sustrato de la base de datos, latente. Tuenti se defiende afirmando que jamás ha incurrido en esta práctica. “No nos quedamos ningún dato cuando el usuario pide eliminar su perfil”, aseguró su responsable Ícaro Moya.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir