líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los retos que traerán de cabeza a los marketeros en 2023

8 retos con los que los atribulados marketeros deberán bregar en 2023

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Nunca está de más reflexionar sobre los desafíos más importantes que los marketeros afrontarán en los meses venideros para tratar así de adelantarse a las dificultades.

2023 será un año pródigo en oportunidades pero también en desafíos para los marketeros, que no ganan para sustos desde que la pandemia del coronavirus irrumpiera en sus vidas hace tres años como un elefante en una cacharrería (y a esta crisis siguieran después otras muchas dificultades como la guerra de Ucrania, la crisis energética y la inflación).

El marketing es una disciplina en la que los cambios se suceden a la velocidad del rayo y resulta casi imposible seguirles adecuadamente el ritmo. No obstante, nunca está de más reflexionar sobre los desafíos más importantes que los marketeros afrontarán en los meses venideros para tratar así de adelantarse a las dificultades (que las habrá de manera casi impepinable).

En el informe «Marketing Strategy & Trends Report 2023» HubSpot disecciona los principales retos a los que los marketeros deberán hincar el diente en los próximos doce meses:

1. Generación de tráfico y «leads» (19%)

Este fue el segundo desafío para los profesionales del marketing en 2022 y escala al primer puesto en el año que acaba de comenzar.

La creciente preocupación de los marketeros por las generación de tráfico y «leads» viene probablemente motivada por los cambios en la privacidad de los datos personales y el inminente óbito de las «cookies» de terceros.

Afortunadamente tales cambios no se traducirán ni mucho menos en la muerte de la generación de «leads» e implicarán simplemente la adoptación de estrategias de nueva hornada.

A la hora de dar fuelle a la generación de tráfico y de «leads», los marketeros deberían priorizar la producción de contenido de calidad, arrojarse en los brazos de los formatos que su audiencia realmente demanda y analizar el rendimiento de tales formatos con las métricas adecuadas.

2. Fichar al mejor talento (18%)

Si bien en 2022 el fichaje del mejor talento no se abría paso en la lista de prioridades de los marketeos, este año se ha encaramado al segundo puesto. Y no es extrañar que así lo haya hecho, puesto que el fichaje de talento exige muchísimo tiempo, esfuerzo y dinero (recursos que no abundan en la mayor parte de los departamentos de marketing).

El tipo de talento que buscan a día de hoy los departamentos de marketing está además cambiando y debe aglutinar tanto «soft skills» de naturaleza creativa como habilidades en el plano técnico.

Para aproximarse apropiadamente al reto del fichaje de talento las empresas deben invertir en acciones de «employer branding» a largo plazo, enarbolar la bandera de la diversidad, la igualdad y la inclusión y fijar la mirada en comunidades nicho.

3. Implementar cambios (inesperados) en los planes de marketing (17%)

En 2020, con el advenimiento de la pandemia, los marketeros se vieron obligados a cambiar sus planes de marketing de la noche a la mañana. Y las cosas no han cambiado demasiado desde entonces, máxime cuando los marketeros se desenvuelven en un entorno completamente ajeno al inmovilismo y adicto hasta cierto punto a los cambios.

A los marketeros no les queda más remedio que hacer planes para sucesos totalmente imprevistos y preguntarse qué alternativas podrán implementar si lo que tienen inicialmente previsto no funciona.

Cuando se vean el brete de dar una vuelta de tuerca a sus planes de marketing, los marketeros deberán compilar toda la información posible sobre sus audiencias y las plataformas donde estas operan.

Además, es vital que los marketeros tomen nota de lo que ha funcionado previamente y de lo que no.

4. Formar adecuadamente a los equipos de marketing (17%)

El frenesí (totalmente encabritado) es tristemente la norma en los departamentos de marketing, por los que muchos líderes lo tienen difícil para sacar tiempo a fin de formar apropiadamente a los equipos de marketing.

La formación es en todo caso absolutamente esencial para retener a los empleados y eventualmente ahorrar tiempo y dinero en la búsqueda de nuevo personal.

5. Estar al tanto de las últimas tendencias (17%)

Las cosas pueden cambiar de la noche a la mañana en el universo del marketing, cuyos profesionales deben estar constantemente ojo avizor para detectar nuevas tendencias.

Para no pasar por alto tendencias potencialmente útiles los marketeros deben fijar la mirada en las plataformas más idóneas para la marcas a las que prestan sus servicios y no quitar tampoco ojo a la competencia.

6. Lidiar con la competencia al alza (16%)

Para mantener a raya a la competencia y evitar que esta les arrebate a su audiencia, los marketeros deben implementar análisis de sus principales rivales.

Es importante analizar sus webs, sus perfiles en las redes sociales, las palabras clave que utilizan en los buscadores y los canales en que están presentes para determinar aquello que están haciendo bien y aquello que es definitivamente susceptible de mejoras.

Una vez emprendido este análisis de los rivales, llega el momento de inspirarse en aquello que la competencia está haciendo bien y hacer aquello que ha pasado por alto y puede llegar a tener potencial.

7. Asegurar presupuestos (16%)

En un entorno económico desafortunadamente menos halagüeño (que es el que parece que tendremos en 2023) a los marketeros les preocupa lógicamente ver seriamente cercenados sus presupuestos (que suelen ser las primeras víctimas de la tijera cuando asoma en el horizont el fantasma de la recesión económica).

Para evitar quedarse compuestos y sin presupuestos los marketeros deben esforzarse en probar el ROI de sus acciones de marketing. Al fin y al cabo, aquellas organizaciones que calculan adecuadamente el ROI emanado de sus campañas están también más predispuestas a ser agasajadas con presupuestos elevados.

8. Demostrar el ROI de las acciones de marketing (16%)

Si los marketeros no se toman la molestia de medir el ROI, no hay ROI demostrable y sin ROI demostrable los departamentos de marketing se quedan inevitablemente compuestos y sin presupuestos.

Para medir con la máxima precisión posible el ROI de sus acciones de marketing los marketeros deben apostar por una amalgama de software de marketing y soluciones de CRM.

 

Estas son las claves de una decoración comercial estratégicaAnteriorSigueinteLa publicidad programática o cómo impulsar la visibilidad de las marcas en el medio exterior

Contenido patrocinado