líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Río 2016: sólo apto para marcas valientes

Río 2016Faltan pocos días para que se inaugure una de las competiciones deportivas más importantes a nivel global, los Juegos Olímpicos que este año tendrán a la ciudad brasileña de Río de Janeiro como escenario y no sin polémicas.

Y es que, el país no se encuentra en la mejor situación ni política, ni económica, ni social y este contexto ha generado mucha preocupación en las instituciones.

La fuerte recesión en la que se encuentra desde hace más de 15 meses junto con los casos de corrupción protagonizados por Dilma Rousseff y su predecesor Lula Da Silva, el aumento de las tasas de criminalidad y el fuerte riesgo de contagio del virus Zika en un país en donde ya hay más de 64.000 casos registrados o los recientes casos de dopaje del equipo ruso ponen en un brete a la organización de la competición que deberán andar con pies de plomo para garantizar su buen funcionamiento.

Pero esta situación también afecta al mundo marketero que, aunque sigue apostando por estar presente en una competición de esta magnitud, este año se han mostrado más cautelosos que nunca por el posible impacto negativo que los problemas del país pudieran ocasionarles.

«Todos los juegos han tenido problemas pero Brasil es un escenario diferente, es la tormenta perfecta«, asegura Steve Martin, chief executive de M&C Saatchi Sport & Entertainment que además señala el notable retraso de las marcas por vincularse a la competición, una señal de cautela por parte de los marketeros.

Por su parte, Ruper Pratt, director en Mongoose Sports & Entertainment, entiende que son dos los principales problemas para las marcas en Río 2016. Por un lado la necesidad de garantizar la seguridad de los asistentes pues, durante el evento se cierran grandes acuerdos y, por otro, el impacto en la imagen de marca para los patrocinadores oficiales.

Sin embargo, el escenario no tiene por qué ser tan negro como parece y es que, aunque la conexión de las marcas con la ciudad es inevitable, los Juegos Olímpicos son un evento que trasciende fronteras y su globalidad permite a las marcas llevar a cabo estrategias inteligentes que centren sus mensajes en los deportistas y no en la ciudad.

Aunque las preocupaciones son entendibles sobre todo teniendo en cuenta el episodio de la Fifa, cuyo escándalo sobre dopaje hizo que muchos patrocinadores se desvinculasen de la organización para preservar su reputación.

Ahora el problema se centra en la ciudad brasileña que deberá demostrar su habilidad para que la celebración de la competición se lleve a cabo con toda normalidad para el bien de los deportistas, los asistentes y también de las marcas.

 

Antena 3 se adjudica casi todos los spots de oro de la semana con su "prime time"AnteriorSigueintePokémon GO se convierte (también) en un arma de marketing político

Noticias recomendadas