Marketing

OCU señala 10 términos engañosos en etiquetas de alimentos

Si lee alguna de estas palabras en la etiqueta de un alimento, piénselo antes de comprarlo

En el supermercado, se pueden encontrar productos que, aunque a simple vista no lo parezcan, engañan al consumidor con su descripción. La organización de consumidores y usuarios (OCU) ha señalado 10 términos que aparecen en las etiquetas y que deberían despertar desconfianza.

En primer lugar, OCU señala como engañosos aquellos productos que se "apellidan" natural, ya que, según la organización: "el término natural solo puede atribuirse al agua mineral natural envasada, al yogurt natural, a los aromas naturales y a las conservas al natural".

En la misma línea, consideran que los productos etiquetados como caseros o artesanos suponen toda una estafa. Esto se debe a que esta denominación hace referencia a alimentos que se han elaborado en casa, cuando en realidad se han producido de manera industrial.

La etiqueta "marinada" es la tercera mentira que señala OCU. Este tipo de productos lo único que llevan es, fundamentalmente, agua añadida, con adictivos e ingredientes que ayudan a retenerla.

En cuarto lugar, la organización señala que aquellos alimentos definidos como "productos cárnicos" no solo están elaborados con carne. Este también es el caso de los artículos que contienen las palabras "preparado de…" o "elaborados".

La denominación extrajugoso o jugoso puede parecer un calificativo positivo para el consumidor, pero la OCU resalta que se trata de: "un alimento de calidad inferior con menos carne y más agua". Un engaño similar presenta la denominación néctar, ya que, aunque parece un producto de alta gama, no es otra cosa que zumo diluido con agua.

OCU advierte en octavo lugar de aquellos envases que tienen la etiqueta "sabor a". Este tipo de productos no contienen nada más que el sabor de un determinado alimento, pero no el alimento en sí.

Por último, la OCU indica como engaño aquellos alimentos etiquetados como "100% carne de…" ya que además de la carne, llevan añadidos otros ingredientes como pueden ser agua, sal, especias y aditivos varios.

"El resultado es que el consumidor cree estar comprando y comiendo una cosa…y en realidad es otra diferente. Estáte atento y fíjate en lo que dicen y en lo que callan. Esas palabras que faltan deberían hacerte mirar con más cuidado la letra pequeña y la lista de ingredientes", señalan desde la propia organización.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir