Marketing

La nueva era del marketing de influencia

Smartphones, influencers y marketing o cómo despejar la X de la ecuación del éxito

De acuerdo a un reciente informe publicado por Magna Global el gasto global en publicidad móvil para 2021 se situará en los 215.000 millones de dólares. Hablamos de una representación del 72% del total del mercado digital.

Estos datos son un claro indicativo sobre cómo son los hábitos de los consumidores hoy en día. Actualmente el móvil representa alrededor del 65% del total del consumo en medios digitales según comScore. La empresa señala además que un adulto medio estadounidense emplea dos horas y 51 minutos diarios frente a su smartphone.

Con estas cifras lo lógico sería que estuviésemos siendo testigos de una explosión de la publicidad mobile. Nada más lejos de la realidad. Es más, la experiencia que ofrece la publicidad móvil en la mayoría de los casos es nefasta. Un hecho que se podría solucionar con afinados mecanismos de segmentación y mejora de las plataformas. Pero seguimos sin prestar atención a la raíz del problema: el formato de los anuncios.

Partiendo de esta base la compañía experta en marketing de influencia Whosay ha analizado más de 300 campañas para extraer las conclusiones que conforman su último informe: “Influencer Marketing Insights”.

Un estudio que ha encontrado que el marketing de influencia funciona mejor que otras técnicas de marketing, medios de comunicación y publicidad. Es capaz de generar hasta tres veces más mejores tasas de visualización que la publicidad en vídeo de Facebook.

El marketing de influencia puede cambiar la imagen de marca

Esta investigación señala que el marketing de influencia puede cambiar la forma en la que una marca es percibida. Es capaz de incrementar el sentimiento positivo que reporta hasta en un 70%.

Pero el gran reto no sólo pasa por su expansión. Hay que cambiar la concepción que se tiene sobre este tipo de marketing.

Ya no vale con pagar a una celebridad para que publique una fotografía en la red social de turno y esperar a ver que pasa. Las marcas tienen que comprender que hoy en día todas las plataformas son medios.

A diferencia de los medios tradicionales el marketing de influencia se base en seis pasos: establecer los objetivos de la campaña, orientar al público, hacer un buen casting, construir los elementos creativos, distribuir y escalar y medición de los resultados.

Whosay ha encontrado que sólo el 10% del mejor talento en cada segmento de influencers son creadores profesionales. Si conseguimos el talento adecuado y lo igualamos con la mejor de las creatividades (amén de una distribución inteligente), los marketeros pueden ver incrementadas las tasas de compromiso hasta en un 15%.

El marketing de influencia también puede ser la solución a las malas experiencias en el entorno digital (particularmente en el terreno mobile). Una opción que pasa por la creación de anuncios segmentados en base a la audiencia de los influencers con los que trabajemos. Siempre respaldados por una exhaustiva y constante medición.

Pocas dudas caben ya de que el entorno digital ha crecido rápidamente gracias al Big Data y las nuevas tecnologías. Sin embargo, mientras que la orientación y las plataformas han evolucionado la creatividad no y esta no tiene porqué ser la víctima. ¿Será el marketing de influencia el salvavidas que necesita?

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir