Marketing

¿Son el big data y la creatividad como el perro y el gato?

perrosygatosNos guste o no, big data se ha convertido en el palabro “marketero” de moda. Y como tal está en boca de todos dentro de las agencias.

Antes de que toda la industria “marketera” se contagiara de la fiebre del big data, las agencias no aderezaban sus campañas con tantos datos. Ahora no sólo pueden hacerlo sino que deben. Para las agencias los datos se han convertido en un “must” tanto antes como después de crear una campaña. Con los datos recopilados antes del lanzamiento de la campaña, las agencias pueden moldear sus acciones publicitarias en función de la audiencia a la que se dirigen sus clientes. Y con los datos recopilados a posteriori pueden mejorar sus futuras campañas para el anunciante y, lo más importante, pueden poner en negro sobre el blanco el ROI de sus acciones publicitarias.

No hay duda de que el big data es un gran aliado para las agencias y la publicidad en general, ¿pero nos estamos dejando hipnotizar demasiado por las bondades de esta nueva tendencia “marketera”?

Algunos creen que sí, que en su obsesión por el “big data”, algunos “marketeros” le están haciendo el vacío a la que debería seguir siendo ocupando un papel protagonista en el panorama publicitario: la creatividad.

Quienes se desenvuelven como pez en el agua en las procelosas aguas de la creatividad saben que ésta poco o nada tiene que ver con el big data. ¿Por qué? Porque a diferencia de los datos, las “hijas” de la creatividad, las grandes ideas, no pueden ser cuantificadas, explica Steve Hall en Central Desktop.

No es que datos y creatividad sean en realidad incompatibles. El problema es que algunas agencias están tan obcecadas con sacar todo su jugo al big data, que se olvidan de la creatividad o simplemente que sus “chakras” creativos se cierran con tanto dato de por medio.

¿La solución para lograr que big data y creatividad sean buenos amigos? Juntarlos, pero sin hacer competir al uno con la otra. El “big data” y la “big idea” pueden y deben ir de la mano y tienen que olvidarse de jugar ser como el perro y el gato. Sin “big data”, no es posible concebir el marketing, pero tampoco sin la creatividad. La clave está en dar al uno y a la otra la importancia que merecen sin eclipsarlos.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir