líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Sony, en el ojo del huracán tras conocerse el robo masivo de datos de usuarios de PlayStation

Redacción

Escrito por Redacción

Sony ha saltado hoy a los titulares de los medios de todos los rincones del planeta tras conocerse que los datos personales de 70 millones de usuarios de PlayStation Network están ahora en las manos de piratas informáticos. Los expertos de seguridad acusan ahora a la compañía japonesa de haber puesto al descubierto su torpe política en materia de protección de datos.

El robo de datos se produjo hace más de una semana, pero Sony no ha informado de ello a sus clientes hasta ahora, lo que ha convertido a la empresa nipona en el blanco de todas las críticas. Sascha Pfeiffer, consultor de la compañía de software Sophos, se muestra implacable con Sony: “La política de comunicación de Sony es una clara muestra de su desorientación. Parece haber esperado toda una semana para ver si alguien tenía la genial idea de tapar el agujero de seguridad”.

Por su parte, Alan Paller, director de investigación de la empresa de seguridad Sans Institute, califica el incidente “como el mayor robo de datos personales que ha tenido lugar hasta el momento”.

Según Paller, es muy probable que “Sony no haya prestado suficiente atención a la seguridad en el desarrollo del software y la explotación de la red PlayStation Network”. De la misma opinión es Pfeiffer. “Que un robo de datos de estas dimensiones tenga lugar en Sony es síntoma de una gran negligencia. Algo así sólo puede pasar cuando se es muy descuidado”, afirma.

Los expertos creen que los hackers podrían haber llevado a cabo el robo dirigiendo sus ataques a determinados empleados dentro de Sony. El método es relativamente sencillo. Los hackers se informan antes de qué trabajadores tienen acceso a información sensible dentro de la compañía y convierten a estos trabajadores en su objetivo, investigando sus direcciones de correo electrónico, sus perfiles en redes sociales, su curriculum laboral, sus amistades e incluso su domicilio. Tomando como base toda la información recopilada, los piratas informáticos tratan de acceder al ordenador del empleado y de hacerse con sus claves, enviándole para ello archivos adjuntos por email o links a determinadas páginas web.

El caso es que los datos de los usuarios de PlayStation podrían haber sido vendidos ya a empresas intermediarias. El negocio es sumamente lucrativo y algunas compañías pagan entre cinco y diez céntimos por cada dirección de correo electrónico facilitada, informa Spiegel.

En cuanto a los datos bancarios que podrían haber sido sustraídos a los usuarios de PlayStation Netowork, los expertos recomiendan cautela, ya que los hackers suelen esperan varias semanas para que los ánimos del cliente se calmen antes de “atacar”. “En tres semanas es probable que este incidente se haya olvidado. Para entonces, muchos usuarios habrán dejado de controlar con regularidad los cargos realizados a sus tarjetas de crédito. Por eso, los profesionales de la piratería informática optan por esperar”, dice Pfeiffer.

 

YouTube, a punto de levantar el telón de un nuevo "videoclub" onlineAnteriorSigueinteAndroid ya supera al iPhone como el smartphone más deseado

Contenido patrocinado