Marketing

Starbucks o Airbnb apuestan por el trabajo social: por qué su marca debería hacerlo también

social-workEl 2016 ha sido, sin duda un año de cambios en todos los sentidos. La tecnología, el marketing, la política y la sociedad han visto aparecer elementos disruptores a los que profesionales y ciudadanos deberán enfrentarse en en los próximos meses.

El 2017 se presenta así como un años de retos y con un panorama social resquebrajado, con la población cada vez más dividida e individualizada, las marcas deberán centrarse en hacer un llamamiento a la emoción.

Y es que, según un estudio de la Universidad de Michigan, los adultos jóvenes de hoy en día, tienen un 40% menos de empatía que los de hace 30 años.

El papel de las marcas en la sociedad ha cambiado drásticamente con el aumento de la RSC que demandan los consumidores. Y algunas de ellas ya ponen su granito de arena en ámbitos aparentemente ajenos como la educación, la sanidad, el medioambiente o la pobreza.

Airbnb ha lanzado una iniciativa en esta dirección impulsando alquileres gratuitos en su plataforma para los jóvenes que hagan tareas de voluntariado durante un año y deban, por este motivo, salir de sus lugares de origen.

"La idea pone en práctica nuestro principio: empoderar a la gente para hacer cambios transformadores en sus vidas y en las de los demás", explica Joe Gebbia, cofundador y chief product officer de Airbnb.

Cisco por su parte, sigue la misma línea, donando millones de dólares a ServiceYear.org, una plataforma que conecta a la gente con más de 25.000 trabajos de servicio a la comunidad.

Sturbucks ya en 2015 lanzó su iniciativa 100.000 Opportunities, una coalición de empleados comprometidos en la integración de 5,5 millones de jóvenes norteamericanos sin estudios ni trabajo a acceder a la universidad o desarrollar una carrera profesional.

Además, más de 400 empresas entre las que se incluyen Disney o Delta, se han sumado al programa Employers of National Service, lanzado por el ex presidente Obama en el año 2014 y que busca formar a los jóvenes en estas empresas para su incorporación posterior.

El interés de las empresas por apoyar este tipo de proyectos reside en que se trata de un auténtico win-win. Y es que el trabajo de servicio social ofrece a los jóvenes la adquisición de unas habilidades mucho más importantes que las técnicas como la adaptación, la flexibilidad, la resolución de problemas o la empatía con clientes y consumidores.

Ser capaces de solucionar problemas con escasos recursos en equipos de trabajo diversos los convierte en el tipo de líderes que las empresas demandan en la actualidad y que no abundan en el mercado laboral. Además, al mismo tiempo que aprenden a desarrollar estas habilidades, ayudan a mejorar la vida de su comunidad.

Se trata así de reformular el enfoque de las marcas pasando de ser simples negocios de ventas de productos o servicios a convertirse en auténticos agentes que contribuyan al cambio social y a hacer de este mundo un lugar mejor.

Solo así, podrán retener a sus consumidores y, sobre todo, al mejor talento humano.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir