Marketing

Un 80% de los británicos se iría a la competencia si la empresa con la que negocian usara mal sus datos

El amplio abanico de canales utilizados hoy en día por las empresas para buscar e interaccionar con clientes o potenciales clientes, así como toda la información que disponen de éstos y que se ve multiplicada con la proliferación de canales de comunicación, deben ser bien gestionados y aprovechados si no queremos que toda esa ingente cantidad de datos sean un arma que se vuelva en nuestra contra.

El impacto real del desaprovechamiento de datos
La investigación llevada a cabo por Utalkmarketing sobre 2.000 consumidores británicos examinó la consecuencia de información de consumidores utilizados pobremente y mal gestionados, y concluyó que, si éstos están continuamente siendo bombardeados con ofertas irrelevantes y mensajes por parte de las compañías a las que han confiado sus datos personales, una gran mayoría afirman que cesarán de aceptar comunicaciones y se llevarán su negocio a otra parte.

El estudio reveló que, si los consumidores recibían continuamente este tipo de mensajes intrusivos y molestos a pesar de tener toda la información que necesitaban y deseaban, un abrumador 88% no proporcionaría ninguna información más sobre sí mismos. El 86% afirmó que era “muy probable” que retiraran el permiso de una firma para contactarles otra vez si continuaban recibiendo mensajes irrelevantes.
Puede que lo más preocupante para las compañías que luchaban por organizar, integrar y sacar el mayor provecho de sus datos es el alarmante descubrimiento de que un 80% de los consumidores dijo que “lo más probable” es que se marcharan con su negocio a la competencia si la información que habían proporcionado no era usada adecuadamente.

Evitar la trampa del desperdicio de datos
Eliminar este problema debe convertirse en la mayor prioridad para cualquier empresa de cara a sus clientes: debe comunicarse correctamente con ellos, impulsar la efectividad del marketing y fortalecer las relaciones a lo largo del tiempo. La clave está en juntar la información almacenada en diferentes bases de datos para fijar el objetivo, coordinar y personalizar los mensajes mandados a través de todos los canales, y construir una relación sólida con el consumidor.
Para conseguir esto, las firmas deben crear una plataforma que puede ser usada para perfilar, segmentar y mejorar su uso de los datos creando una bases de datos de Vista Única del Consumidor (SCV, en sus siglas en inglés), que reúne los datos de todas las partes de la organización.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir