Marketing

Un británico hace realidad la fantasía de muchos y demanda con éxito a los "telemarketeros" que le hicieron perder su tiempo

El telemarketing es quizás la fórmula publicitaria más odiada por el consumidor. De hecho, a muchos de nosotros se nos ha pasado por la cabeza en alguna ocasión demandar a las fastidiosas empresas de telemarketing. Pues bien, un ciudadano británico no sólo se ha atrevido a demandar a los "telemarketeros" que le hicieron perder su tiempo, sino que les ha ganado también en los tribunales.

Richard Herman ha logrado que las compañías de telemarketing que en su día le importunaron le paguen una factura de 10 libras por cada minuto perdido y se encarguen de abonar además las costas judiciales.

Aunque Herman había solicitado su ingreso en la lista Telephone Preference Services, manifestando su deseo de no recibir llamadas de telemarketing, los “telemarketeros” no desistieron en su empeño y siguieron llamándole para ofrecerle indemnizaciones por accidentes y seguros de protección de pagos en los que, a todas luces, no estaba interesado.

En declaraciones a Daily Mail, Herman asegura que encontraba particularmente molestas las llamadas que interrumpían su aperitivo de media tarde. Y aún más fastidioso era el hecho de tener que esperar durante varios minutos para ser borrado de los listados de las compañías de telemarketing para que luego éstas no tomaran en cuenta su solicitud.

“Les dije que debían dejar de llamarme y que si continuaban llamándome, les reclamaría 10 libras por cada minuto perdido de mi tiempo”, dice Herman en declaraciones a la BBC. Y dicho y hecho. Herman cumplió su amenaza y decidió llevar a los tribunales a las empresas de telemarketing que les importunaban continuamente.

Un tribunal de Northampton ha aceptado la demanda de Herman por acoso, junto a las grabaciones de las llamadas de los “telemarketeros” que le acosaron y ha condenado a estos al pago de 195 libras más 25 libras en concepto de costas judiciales, informa Business Insider.

No es la primera vez que la justicia falla en contra de las empresas de telemarketing. En 2007, el ciudadano estadounidense André-Tascha Lammé recibió 6.000 dólares en concepto de indemnización por parte de una sociedad hipotecaria que se negó a borrarle de sus listas de telemarketing.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir