Marketing

UNO DE CADA TRES ANUNCIANTES EMPLEA LOS MAILINGS

La inversión bruta en correo directo en Alemania ha aumentado un 13,7% en 2005 y se espera aún más crecimiento en 2006. Dirk Reinbothe, senior manager de servicios al cliente de Nielsen Media Alemania, considera que “esto demuestra que el correo directo cada vez tiene más éxito. Las empresas han de hablar directamente con sus clientes y los envíos publicitarios, especialmente combinados con otros medios, cubren muy bien estas necesidades”.

Estas declaraciones vienen al hilo de la publicación del “Informe Nielsen del estado del correo directo 2005”, recién lanzado en Alemania y que ilustra la situación de este sector del marketing en relación con otros canales. Los medios clásicos recibieron 19.100 millones de euros, frente a los 2.960 que se emplearon en correo directo, que es el medio más fuerte tras la televisión, los periódicos y las revistas generalistas.

El correo directo participa un 13,1% en el media-mix de medios clásicos, correo directo, Internet y cine, prosigue el informe de Nielsen. Durante el año pasado, 35.350 empresas alemanas anunciaron sus productos y servicios y un tercio de ellas utilizaron estrategias de correo directo, lo que en comparación con 2004 supone un crecimiento del 29%.

Sólo las inversiones en este canal procedentes de empresas que recurrieron a él por primera vez han supuesto 55,5 millones de euros. Las empresas más afines al correo directo han sido los catálogos especializados, los generales y las organizaciones de comercio, que han copado el 61,3% de la inversión bruta en correo directo. También aumentó la proporción del correo directo en el marketing mix en los sectores de telecomunicaciones y viajes. Sólo disminuyó en el sector loterías.

Los gastos en el segmento del correo directo en Alemania se distribuyeron de la siguiente forma: cartas comerciales (39,7%), catálogos (28,3%), prospectos (21,7%), folletos (9,5%), postales (0,7%) y muestras gratuitas (0,1%).

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir