Marketing

Por qué los wearables de los 10.000 pasos no le harán ni citius ni altius ni fortius

wearablesSeguro que ha visto a más de una persona usando las populares bandas de registro de la actividad física FitBit e incluso puede que usted mismo sea uno de esos obsesos por alcanzar los 10.000 pasos diarios.

Y es que, en los últimos tiempos, la proliferación de los wearables, apps y demás servicios de salud y bienestar han dado un impulso a la venta de este tipo de aparatos y, sobre todo, a la fiebre fitness.

Sin embargo, la confianza ciega que muchos usuarios tienen en este tipo de dispositivos puede ser más fruto de la mente que de una realidad constatable pues, incluso la tecnología tiene sus limitaciones.

La fascinación que tenemos por la tecnología ha impulsado a muchos a hacerse con estos innovadores aparatos gracias a la mayor asequibilidad de sus precios para saciar las ansias innatas del ser humano por la medición de las cosas.

Según Gartner, las ventas de wearables continuarán creciendo de manera considerable pasando de 103 millones de dispositivos en 2015 a 163 millones en 2017.

Sin embargo, a pesar del enamoramiento de millones de usuarios por estos pequeños compañeros de rutina, tenemos malas noticias pues, existe poca o ninguna evidencia de que nos ayuden realmente a hacer más deporte, dormir mejor o vivir más.

De hecho, un estudio que compara el cambio de comportamientos con el uso de podómetros y sin ellos, no encuentra evidencia alguna de que éste influya en estos cambios. Se trata más bien de una cuestión de inercia.

El hecho de llevar puestos estos aparatos de fitness no hace más que recordar a los usuarios la necesidad de moverse, de hacer deporte pero, desde luego, no son los responsables de superar la desidia.

Y así lo muestran las cifras que revelan que un tercio de los usuarios de wearables dejan de utilizarlos tras seis meses mientras que casi la mitad se olvida de ellos pasado un año.

La mayor parte del comportamiento humano está dirigido por la motivación y, como mucho, este tipo de dispositivos pueden ayudar a fomentar la motivación y superar la pereza para alcanzar la meta de los 10.000 pasos.

Y un ejemplo de esto es otro estudio que conecta el uso de wearables para registrar la actividad física con la lotería. Así, los participantes del estudio compraban lotería solo aquellos días en los que alcanzaban el objetivo de actividad física diaria, es decir, momentos en los que su satisfacción y motivación eran altas.

Aunque solo el tiempo se encargará de demostrar la verdadera utilidad de los wearables, lo cierto es que hace falta mucho más que una pulsera que mide nuestros pasos para conseguir levantarnos del sofá.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir