líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las vallas publicitarias también se huelen

Al consumidor se le conquista no sólo por la vista y por el oído, sino también el olfato. Para demostrarlo, Bloom, un supermercado de Mooresville (Carolina del Norte), erigió hace unos meses una valla publicitaria gigante en una de las calles de esta ciudad que embriagaba a los transeúntes con su penetrante olor a carne a la brasa.

Con esta curiosa valla publicitaria, que rociaba fragancia de carne a la brasa entre las 7 y las 10 de mañana y las 4 y las 7 de tarde, las horas con mayor afluencia de público en el supermercado, Bloom promocionaba una nueva marca de carne.

Para enfatizar aún más su apetitoso aroma a carne a la brasa, la valla tenía forma de tenedor gigante con un trozo de bistec y una patata frita trinchados en su extremo.

La campaña fue una creación de Scent Air, una agencia especializada en marketing aromático, que se estrenó con esta acción en el terreno de la publicidad exterior. Normalmente, esta compañía diseña campañas promocionales para espacios interiores.

 

L’Oreal dobla su apuesta por la publicidad digitalAnteriorSigueinteUno de cada tres consumidores afirma que sus compras están influidas por el móvil

Noticias recomendadas