Marketing y Publicidad

¿A qué huele tu marca?

Los seres humanos no lo podemos evitar. Muchas veces nos encontramos con olores que nos recuerdan a alguna experiencia pasada, a alguna persona o a algún lugar. Y ésta es la base del marketing olfativo. Ante un mundo saturado de anuncios visuales, el marketing necesita crear nuevas formas de impactar y posicionarse como marca, y el olfato es ideal para ello.

El marketing olfativo es mucho más potente que el visual porque se cuela de forma inmediata en nuestro inconsciente, ya que el 75% e las sensaciones que afectan al ser humano están dadas por el sentido del olfato, según ha publicado PublicidadyMarketingweb.com. Además, como seres humanos no podemos evitar oler cada vez que respiramos, lo que significa que lo hacemos unas 20.000 veces al día, 20.000 oportunidades diarias para llegar al cliente.

El problema es que el marketing olfativo, dentro del marketing sensorial, es una técnica relativamente nueva, pero cuya efectividad está más que avalada por diversos estudios de todo el mundo.

Eso sí, si tu marca está pensando en apostar por el marketing olfativo, hay que saber que no se puede poner un aroma simplemente por que sea agradable. No trata de poner olor a un ambiente, sino de despertar emociones y sentimientos en los clientes, buscar un olor acorde al entorno, al target de la marca y el concepto y todo con un objetivo común: generar experiencias para los clientes.

Pero, ¿cómo se encuentra el olor adecuado? PublicidadyMarketingWeb.com ha resumido los olores en tres tipos de aromas para lograr un buen marketing olfativo:

1. Aromas identificativos: se conocen como logos olfativos u odotipos y son aquellos aromas desarrollados en función del brief de una marca o empresa, para conseguir que los clientes incorporen a su mente el aroma y lo asocien al logo de la marca.

2. Aromas asociativos: son aromas que, aunque no identifican a una marca, se seleccionan porque existe una asociación subjetiva con la actividad comercial como, por ejemplo, aroma de chicle en las tiendas de niños.

3. Aromas reproductivos: son aquellos aromas que reproducen exactamente el olor del producto en cuestión.

Los aromas asociativos son los que más se utilizan hoy en día, especialmente entre los hoteles, que quieren transmitir sensaciones especiales a los clientes. El Hotel Le Meridièn, en la India, por ejemplo, huele a libros antiguos y pergaminos, aromas que tradicionalmente asociamos con nuevas experiencias culturales y conocimientos. Aunque también hay empresas que apuestan por colocar máquinas aromatizantes en lugares específicos y así crear sensaciones especiales en función de dónde se esté.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir