líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Cómo deben lidiar los creativos con las chaladuras de sus clientes?

Los creativos son muy suyos y miran a menudo por encima del hombro las ideas que no salen de sus propia cabezas. Particularmente crueles se muestran con las ideas de quienes paradójicamente les dan de comer: sus clientes.

Es cierto a de las cabezas de los clientes salen a veces ideas infames, pero también lo es que de vez en cuando salen también auténticas joyas que facilitan muchísimo su trabajo a los creativos.

En realidad, el verdadero conflicto entre creativos y clientes surgen cuando los segundos, y a veces también los primeros, son estrechos de miras, andan escasos de imaginación y se plantan sobre la mesa con un puñado de ideas preconcebidas y en la mayor parte de los casos falsas.

Cuando un creativo tiene ante sí un cliente aferrado a una idea malísima, ¿cómo lograr que se despegue de ella y cambie su actitud sin herir por ello su sensibilidad?

La respuesta a esta pregunta es más sencilla de lo parece y pasa adoptar una actitud profesional y exponer al cliente de manera franca y sincera argumentos razonados de por qué su idea no se presta al objetivo que se está persiguiendo con la campaña.

Es cierto que el trabajo de un creativo es asegurarse de que alcanzan los máximos niveles de creatividad con cada campaña que se pone en marcha, pero tales niveles de creatividad no se consiguen a expensas de humillar las ideas del cliente, por muy malas que éstas sean, explica Andrew Boulton en The Drum.

No está bien que el cliente piense que lo sabe todo y que su idea es la mejor, pero tampoco que quien desempeñe este papel de tirano sea el creativo. Un intercambio sincero de opiniones entre creativos y clientes puede favorecer, y mucho, el proceso creativo.

En realidad, si tanto creativos como clientes se escucharan más los unos a los otros, no saltarían tantas chispas y habría menos “fuegos” que extinguir.

 

8 palabras "asesinas" de las ventasAnteriorSigueinteEl envío de productos aumentará un 5,9% en 2013 motivado por smartphones y tabletas

Noticias recomendadas