Publicidad

¿Cómo nos influye la música de los anuncios?

El género de la música que acompaña un anuncio produce una reacción emocional hacia la marca que aparece en el spot y sobre las personas que reciben ese mensaje, según ha revelado un estudio de la Universidad del País Vasco. Para la realización del estudio, se analizó el efecto de los recuerdos y las reacciones emocionales que provoca la música de un anuncio, según publica Muy Interesante.

A través de una encuesta, se midió la percepción hacia el comunicador del anuncio, la generación de reacciones emocionales y la actitud hacia la marca. Con este estudio se ha corroborado “que la inserción a distintas melodías en el anuncio, adecuadas y congruentes con el mensaje y la marca, pero diferentes en el estilo (cambio de tempo y tono), generan diferentes impresiones, tanto del comunicador como de la marca”, afirmó el investigador de la Universidad del País Vasco y coautor del estudio Patrick Hartmann.

Esta investigación se realizó a partir de una encuesta a 540 consumidores españoles entre 15 y 65 años. Los participantes escucharon una serie de anuncios radiofónicos de una marca de agua ficticia diseñados para la ocasión. Los sujetos eran expuestos a “cuatro anuncios experimentales, uno sin música y tres con acompañamiento musical, con texto idéntico y con un nombre ficticio. Los cuatro se grabaron en la Cadena Ser y a cada sujeto se le expuso a una sola de las versiones”, comentó Hartmann.

Para conocer el vínculo de asociación entre una música y una marca, una vez terminada la encuesta, los sujetos escucharon las tres piezas publicitarias. Según los datos que se obtuvieron, la primera pieza musical que se escucha es la que más rápido se aprende y memoriza y la mayoría, el 73,3%, la considera la más adecuada para el anuncio y la marca.

Pero, además, el estudio ha descubierto que el estilo musical influye sobre la impresión de una persona hacia un anuncio. Así, aquellos encuestados que escucharon el anuncio con la música en una tonalidad más alta y tempo más rápido “calificaron a la comunicadora como más alegre, inquieta, nerviosa, impaciente, jovial, deportiva, entusiasta y atrevida, en comparación con la segunda versión musical”, señaló el investigador. En cambio, al escuchar la misma versión con una tonalidad más baja y un tempo más lento, los sujetos consideraron que la comunicadora era más tranquila, relajada, paciente, delicada, comprensiva, disciplinada, madura y de mayor confianza.

Te recomendamos

FOA

Youtube

A3media

México

Compartir