Publicidad

¿Cuáles deberían ser los propósitos de año nuevo de los publicitarios?

¿Cuáles deberían ser los propósitos de año nuevo de los publicitarios?El nuevo año está ya aquí y llega con infinidad de posibilidades y consumidores desando que llegue la paga de diciembre. Los publicitarios tendrán que buscar ideas frescas para seguir lanzando sus mensajes en 2013. Es tiempo de tomar decisiones que han de cumplirse el próximo año. Aquí van algunas sugerencias:

No dependa más de la ejecución que de la idea. Hay infinidad de anuncios impresos, spots de televisión y vallas publicitarias ahí fuera que no muestra más que una bonita foto y un logo. Se debe hacer mejor en 2013, algo más que decorar escaparates.

Deje de crear anuncios sólo para ganar premios. Muchos anuncios parece que se hacen sólo para ganar un premio. Otros son creados para ser noticia, vender el producto y ganar un premio. Otros pretenden lo mismo pero no dan tanta importancia a la posibilidad de obtener un reconocimiento. Esta opción ha de ser la escogida, porque debe ser más importante el trabajo realizado para un cliente que aumentar el ego que implica ganar un premio.

No venda viejos productos como si fueran nuevos. Se trata de un problema de buena conciencia hacia los clientes. En muchas ocasiones se sabe que el producto es el mismo pero con un nuevo envoltorio. Esta habitual práctica debe ser revertida en 2013.

No abuse de las redes sociales como se hizo en 2012. No sea un esclavo de Facebook o Twitter. Tenga en cuenta las redes sociales en su plan de medios, pero céntrese más en lograr buenos diseños, lo cual además hará que tenga más éxito en el mundo digital social.

Tómese el tiempo suficiente para crear proyectos más originales y estratégicos. El arte de escribir un buen briefing está de capa caída últimamente. Muchos publicistas están creando estrategias inadecuadas e insuficientes. Esperemos que 2013 traiga propuestas más creativas.

Sea valiente. Haga aquello que sea lo mejor para su cliente, incluso aunque le pueda conducir a una situación comprometida.

No tenga miedo de decirle que no al cliente. Precisamente porque debe ser valiente y buscar lo mejor para él, no dude en ser sincero y hacer un buen trabajo a pesar de que en ocasiones el cliente no esté de acuerdo. Pongan en común sus ideas para lograr el mejor efecto.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir