Publicidad

¿Debería ser más restrictiva la ley con respecto al product placement?

El product placement es una técnica publicitaria utilizada para mencionar o mostrar productos y marcas en distintos formatos. Esta misma técnica andaba sumergida en el limbo de la alegalidad hasta que aparece la legislación que la regula, según se recoge en el blog de Zenith Media.

La actual Ley 7/2010 de 31 de marzo General de la Comunicación Audiovisual es en la que se incluyen las distintas formas de uso del product placement. Pero, ¿cuáles son las pautas que determinan esta fórmula publicitaria en el ámbito legislativo?

Según el estudio Menfis TV de Zenith sobre el recuerdo en televisión, el impacto en el espectador de la referencia a una marca integrada en un programa televisivo es de un 50% a un 100% mayor que el de un spot, lo que confirma la eficacia del emplazamiento publicitario. Esto hace que algunas productoras reconozcan sentirse presionadas a la hora de llevar a cabo los guiones, cediendo en muchas ocasiones porque si no “no salen las cuentas”.

Por ello es necesidad básica para sustentar programas y, sin embargo, es una práctica que se ha venido denunciando desde hace tiempo. Entre los expertos existe un debate sobre si todo lo que esté en un programa y se publicite es product placement. Algunos sostienen que sí debido a que, independientemente de que esté en otra sección del mismo programa, de hecho lo está. Otros aseguran que no lo es debido a que no se realiza en un mismo contexto del motivo del programa y que se realiza una pausa para hacer la mención. Y esta confusión se acrecentaba aún más sin legislación que lo regulase.

Uno de los temas candentes en este aspecto es la incitación a la compra, y la ley lo plasma de la siguiente forma: no se “puede incitar directamente la compra o arrendamientos de bienes o servicios, realizar promociones concretas de éstos o dar prominencia indebida al producto”. Ahora bien el emplazamiento de producto, como es lógico, tiene como finalidad la de publicitar un producto o servicio para venderlo en última instancia, por lo que la incitación que limita la ley es, cuanto menos, nominativa.

Sin duda el product placement es una técnica más que busca, sobre todo, asociar el consumo con determinados momentos y a determinados perfiles clave. Pero, ¿debe la ley actual dar un paso más y ser más restrictiva o, por el contrario, debería ser más abierta con el fin de poder financiar este tipo de contenidos audiovisuales ahora que la publicidad está en horas bajas?

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir