Publicidad

¿Está internet matando la creatividad en publicidad y por eso se plagia?

¿Está internet matando la creatividad en publicidad y por eso se plagia?La publicidad siempre ha utilizado el trabajo de otros como fuente de inspiración, y probablemente lo seguirá haciendo. Esto se debe a una buena razón: que la gente suele identificar como mejor lo que es familiar. Un abogado especializado en temas publicitarios se ve obligado a preguntar continuamente a un creativo, ¿cuál ha sido tu inspiración para esto? Después viene una importante lucha entre ambos y se descubre lo inevitable: que la fuente origen del concepto, ya sea un vídeo de YouTube, una página de Facebook o Twitter, está protegida.

Ante esto, un abogado se enfrenta a la tarea de decir que ese concepto tiene que ser transformado, desechado, o que necesita obtener el permiso para utilizarlo. Nadie en este campo quiere escuchar los aspectos legales, sobre todo en el momento en el que ya se ha vendido la idea al cliente.

Pero sin duda, los avances en tecnología han cambiado la forma en la que se desarrolla la creatividad. Millones de trabajos creativos son accesibles al instante. Hay que tener en cuenta que, sea lo que sea que se encuentra en la red, es un trabajo que alguien creó en un momento dado, y ante esto la agencia tiene que preocuparse.

¿Qué hacemos ante eso? Lo primero, romper algunos mitos.

Mito: Esto ha sido publicado en internet, por lo tanto puedo usarlo. La realidad es que casi todo en internet es propiedad de alguien, con muy pocas excepciones, y su reedición es probablemente un delito.

Mito: Usted puede copiar el trabajo siempre que modifique el 30% de éste. En realidad, si bien las ideas generalmente no están protegidas por los derechos de autor, si usted utiliza el trabajo de otro como punto de partida, incluso cambiando el 30%, no es suficiente para evitar la infracción.

Mito: El abogado dijo que es legal, así que no hay riesgo. Si usted presionó a su abogado para que lo aprobase, esto no le evitará una demanda contra su empresa.

Mito: Sólo nos desharemos de ello si nos pillan. El problema es que tirarlo no es tan sencillo. ¿Qué pasa si no hay nada que reemplace el anuncio? ¿Quién va a pagar por la creación del nuevo trabajo? ¿Estará feliz su cliente con esta campaña a mitad de camino? No se trata del fin de la navegación por internet. Éste hace generar ideas y no todas las obras inspiradas en otras son ilegales. Por eso, ¿qué se debe hacer si se siente la tentación de utilizar el trabajo de otros como fuente de inspiración?

Primero, si el concepto es cuestionable, asegúrese legalmente antes de mostrárselo al cliente. Por otra parte, las ideas no están protegidas por derechos de autor, así que tan sólo debe confirmar que comparten la misma idea, no la misma manera creativa de expresarlo. Pero tampoco confíe demasiado en lo anterior, ya que incluso si encuentra ejemplos de que otras personas han utilizado la misma idea, el consejo práctico es que se mantenga alejado de estas propiedades. Piense, ¿vale la pena correr el riesgo?

Es importante no incluir referencias a sus puntos de inspiración en sus guiones gráficos, archivos de vídeo o documentos tangibles. Y cuando todo falle, considere pedir permiso. Pero esté preparado, pues a menos que tenga grandes cantidades de dinero, tendrá que abandonar el concepto si le dicen que no.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir