Publicidad

¿Las redes sociales están destrozando el factor sorpresa de la publicidad en la Super Bowl?

¿Las redes sociales están destrozando el factor sorpresa de la publicidad en la Super Bowl?Puede que Clint Eastwood y la campaña que protagonizó durante la Super Bowl del año pasado para Chrysler sean lo último que queda entre las redes sociales y la Super Bowl. Una campaña que se hizo verdaderamente popular pero que mantuvo las reglas de la vieja escuela: olvidarse de lanzar teasers en YouTube, Facebook o cualquier otro canal social, y aprovechar el factor sorpresa para entusiasmar a los espectadores a través del actor y su mensaje.

Y es que quizás Chrysler sea el último eslabón de una cadena publicitaria de la Super Bowl que va a desaparecer a medida que más y más anunciantes apuesten por estrenar sus campañas antes de la Super Bowl en las redes sociales y así generar respuestas del público a través de las plataformas sociales y digitales.

Aprovechar el potencial de las redes sociales tiene sentido. Cuando un anunciante invierte tres o cuatro millones de dólares para un anuncio de la Super Bowl, difundirlo a través de plataformas sociales para ganar exposición extra no es algo descabellado, sino que amortiza parte del coste con publicidad gratuita. Además, permite tener una conversación mucho más extensa con los consumidores. “El valor está claramente en la anticipación a la Super Bowl. No sólo en la medida en que la gente va a hablar del refrigerador el lunes por la mañana”, aseguró Loren Angelo, responsable de marketing de Audi America.

Pero aunque esta nueva era publicitaria está generando todo tipo de respuestas digitales y sociales, también está arrebatando una gran parte del shock y la intriga que antes formaba parte de ver la Super Bowl. Y es que no cabe duda de que el “1984” de Apple no habría tenido tanto impacto si se hubiera compartido miles de veces en las semanas previas a su debut.

Lanzar tantos teasers de los anuncios antes de su emisión en la Super Bowl hace que el factor sorpresa se desvanezca, arrasando a su vez con la efectividad de algunos anuncios muy buenos que habrían arrasado si no se hubieran visto un montón de veces antes. Al final, difundir estas campañas a través de las redes sociales parece la elección más fácil, pero si los anunciantes averiguan cómo resistirse a esta potencia de las redes sociales podrían seguir transformando permanentemente la experiencia publicitaria de la Super Bowl, que ya es una institución cultural en sí misma.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir