Marketing y Publicidad

¿Se apeará el deporte del trono de la publicidad?

El deporte y la publicidad parecen un "matrimonio bien avenido". Para comprobarlo, no hay más que encender la televisión u hojear cualquier periódico. Hay decenas de anuncios protagonizados por deportistas, proclamando a los cuatro vientos el "amor" entre publicidad y deporte. Sin embargo, la “felicidad” de este matrimonio tiene "grietas". La pareja formada por publicidad y deporte ha sustentado hasta ahora su "feliz" convivencia en la "imagen inmaculadamente perfecta" del segundo. Si embargo, el deporte ha dejado de ser ejemplarizante y corre, por lo tanto, el peligro de dejar de ser rentable para la publicidad. Así lo asegura el filósofo del deporte Gunter Gebauer en una entrevista concedida al diario Die Zeit.

"En el deporte actual no hay modelos en los que mirarse. El deporte ya no es una orientación vital para la sociedad", afirma Gebauer. "Todo cambió a finales de los 80, cuando los deportistas se convirtieron en figuras ‘artificiales’ e inaccesibles, pero al mismo tiempo capaces de crear una 'falsa' cercanía con el gran público", añade.

Además, “ya no basta con tener éxito. Se trata de obtener el éxito absoluto. No se pide los deportistas que ganen alguna medalla. Se les pide directamente el oro”, explica Gebauer. El deporte es una disciplina cada vez más económica, en la que todo se mide en base a las cifras y los resulta, y ello dificulta su conexión con el gran público, que es precisamente lo que buscan los grandes anunciantes, dice el filósofo.

“El mundo del deporte ya no fabrica modelos y ejemplos a seguir, sino ídolos, unos ídolos que sirven también para financiar las modalidades deportivas, especialmente las más caras como el fútbol”, subraya Gebauer. “En realidad, los ídolos son la guinda del pastel en los deportes de masas, pero no el pastel en sí mismo. El deporte ha perdido hoy en día su factor ejemplarizante”, añade.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir