Publicidad

¿SON EFICACES LAS CAMPAÑAS QUE PROMUEVEN EL USO DEL PRESERVATIVO?

En octubre de 1990 el Póntelo. Pónselo irrumpe en España. Las calles se llenan de carteles, y el lema también se escucha en la radio y se ve en la televisión. El gobierno socialista de entonces invirtió en dicha campaña 3,7 millones de euros. Y todo para que, tres años después, la Audiencia Nacional ordenara su retirada por considerar que invitaba a la promiscuidad.

En 1997, el Partido Popular lanza una nueva campaña, centrada de nuevo en el uso del preservativo. El resultado: poca repercusión. La última iniciativa viene de la mano del nuevo ministro de Sanidad, Bernat Soria, y de las nuevas tecnologías. A través del Messenger, los jóvenes pueden consultar sus dudas sobre sexo, alcohol y drogas a un asistente virtual bautizado como Robin.

Sin embargo, según informa La Gaceta, numerosos estudios señalan que este tipo de campañas centradas en información “puramente biológica” y que fomentan el uso del preservativo, no son eficaces. Como ejemplo se apunta a Reino Unido, promotor incansable de métodos anticonceptivos a través de campañas publicitarias y país europeo con la mayor tasa de embarazos adolescentes.

Te recomendamos

Neuromedia

IAS

TechMKT

A3media

Compartir