Marketing y Publicidad

4 razones por las que la negatividad y la maldad en publicidad son necesarias

publicidadCada vez que se acerca una cita con las urnas habrá notado que los medios de comunicación y las calles se llenan de publicidad y propaganda política. En muchos casos y especialmente en los últimos años, este tipo de "publicidad política" ha tomado un cariz demasiado negativo. Cómo ciudadano debería preocuparle porqué la propaganda política adquiere cada vez más tintes negativos pero desde el punto de vista del marketing sería muy irresponsable no aprender de ella.

Debemos entender cómo funciona y porqué funciona esta publicidad política aunque sea negativa ya que podemos extraer ciertos elementos en la construcción de la misma que podrían aplicarse al desarrollo de nuestras campañas y así mejorar los resultados de las mismas.

No hace falta ser un auténtico experto en publicidad y marketing para saber que las marcas huyen de los mensajes negativos en sus campañas. Esto se ha convertido en una regla no escrita del sector hasta el punto de que términos como “no” o “nunca” están prácticamente prohibidos como elemento constitutivo de un titular publicitario. Los “marketeros” tienen miedo a fijar el mínimo indicio de negatividad en su marca convencidos de que un mensaje positivo es siempre mejor que uno negativo.

Las últimas investigaciones realizadas en el campo de la neurociencia señalan que los seres humanos son mucho más influenciables por el mal que por el bien. La respuesta es muy sencilla: nuestra sensibilidad a los estímulos negativos se remonta a las raíces evolutivas del cerebro por el simple hecho de la supervivencia.

Partiendo de estas ideas a continuación se muestran cuatro razones por las que debería pensárselo dos veces antes de rechazar inmediatamente un mensaje negativo:

1. Estamos “diseñados” para captar la negatividad

Cómo ya hemos dicho reaccionamos más rápido ante la negatividad como consecuencia de esa reminiscencia evolutiva que llevó a nuestros antepasados a luchar por su supervivencia. Muchas marcas han sabido aprovechar esta “amenaza” en sus campañas. Tal es el caso de empresas como Head & Shoulders que le “amenaza” con lo que puede sucederle sino pone freno a la caspa, Listerine, experto en recordarnos las consecuencias del mal aliento y cómo olvidarse de cualquier marca de desodorante.

2. La negatividad llama nuestra atención

Las investigaciones han determinado que la información negativa llama más nuestra atención que la positiva debido a que los estímulos amenazantes producen una mayor actividad cerebral que los estímulos positivos.

3. Almacenamos mejor la “maldad”

Los seres humanos recuerdan más fácilmente la información negativa frente a la positiva y se almacena de forma más rápida en nuestro cerebro.

4. Los ataques pueden ser fructíferos

¿Recuerda la historia de David contra Goliat? La gente tiene preferencia por aquello que considera desvalido o en inferioridad de condiciones. Si usted posee una empresa pequeña o que está empezando rete a sus competidores como hizo en su día Apple con los anuncios Mac vs Pc.

Debido a todo esto es importante que no rechace la “maldad” de primeras en sus campañas ya que la incomodidad que esta puede generar puede también convertirse en un poderosos motivador que seguramente le reporte mejores resultados de los que esperaba.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Smartclip

La Vaguada

Compartir