Marketing y Publicidad

Lecciones de los Beatles para construir una carrera creativa exitosa

5 formas de escribir la partitura de una (melodiosa) carrera creativa, según los Beatles

A la hora de gestionar su carrera profesional los creativos tienen mucho que aprender de los cuatro de Liverpool. ¿Acaso no fueron los Beatles el paradigma del éxito creativo en el siglo XX?

 

beatles

Autora de la imagen: Valentina Zotova

La creatividad, esa que constituye la materia prima de trabajo de las publicitarios, se enfanga a menudo en el lodo de la mediocridad.

Cuando las musas dejan de llamar a la puerta de los creativos, es fácil hundirse en un pozo sin fondo de desesperación. Pero los temidos bloqueos creativos no son ni mucho menos el fin del mundo.

A menudo basta con formular las preguntas adecuadas para dejar atrás la sequía creativa. Y una buena manera de regar las ideas (languidecientes) de los creativos es poner sobre la mesa la siguiente pregunta: "¿Qué harían los Beatles?".

Pero, ¿por qué meter a los Beatles en la ecuación? ¿Quizás porque fueron le paradigma de la creatividad (exitosa) en el siglo XX?

A la hora de gestionar su carrera profesional los creativos tienen mucho que aprender de los cuatro de Liverpool. Rob Schwarz (TBWA \Chiat\Day NY) expone su particular y melodiosa teoría en un artículo para Muse:

Nivel 1: John

En este nivel los creativos tienen un deseo llameante ardiendo en lo más recóndito de sus entrañas. Desean ser extraordinarios en un mundo terriblemente ordinario. Creen tener las herramientas adecuadas para destacar entre la multitud y ser famosos. Son además dueños de múltiples talentos y no dudan en ponerlos en práctica. ¿Cómo? Mediante la creación.

Y después de miles y miles de horas trabajando duro, llega el primer "hit". Y más tarde otro. Y otro. Y otro. La fama bendice por fin a los creativos, pero una vez en la cúspide estos comienzan a mostrar su lado más oscuro.

Arrullados por la fama, los creativos dan cuenta de su rebeldía y de su espíritu de agitadores (de lo que no dejan títere con cabeza). Tienen además poder y comienzan a alienar a algunas personas. Y llega un momento en que se creen más grandes que Dios (como llegó a creerse en algunos momento John Lennon).

Nivel 2: Paul

Los creativos que se miran en el espejo del gran Paul McCartney desean también ardientemente ser famosos y admirados. Su talento es tan obvio como único. Y prueba de ello son los éxitos (innumerables) que terminan pergeñando.

Hay algo que diferencia, no obstante, a los creativos que llegan al nivel 2 de aquellos que se quedan en el nivel 1: que desean sentirse queridos por los demás. Y quieren ser colmados de amor (tanto o más que los éxitos en los que se han visto involucrados).

Nivel 3: George

A los creativos en este nivel la vida les sonríe, pero hay algo que sigue reconcomiéndoles por dentro. Han saboreado las mieles del éxito y les gusta su dulzor, pero quieren ir más allá. Tienen ideas, ideas propias, y a sus colegas les gustan esas ideas, pero lo cierto es que no siempre hacen uso de ellas.

Al final, y hartos de sentirse hasta cierto punto ninguneados por sus compañeros, los creativos del nivel 3 se hartan y optan por emprender un nuevo camino en solitario, tal y como hizo en su día George Harrison.

Nivel 4: Ringo

Los creativos que siguen la estela de Ringo Starr son conscientes de la noche a la mañana de que la juventud se les ha escapado entre los dedos. Pero aun así retienen intacto su talento y el legado que han dejado atrás.

Su ambición no se ha visto tampoco mancillada, pero lo cierto es que las cosas han cambiado. Hay nuevos y refulgentes creativos en el horizonte, pero sigue habiendo de ganas de seguir adelante y reunir otra vez a la banda (que es el deseo que baquetea con más fuerza el alma de los creativos del nivel 4).

Nivel 5: Brian

Brian Epstein, el mánager de los Beatles, fue el hombre que atisbó el inconmensurable talento que habitaba en las entretelas de los jovencísimos cuatro de Liverpool. Fue él quien vio claramente la silueta del éxito cuando había solamente hambre.

Epstein animó a John, Paul, George y Ringo a seguir tocando y escribiendo canciones. Revistió de la necesaria pátina marketera los éxitos de los Beatles. Obra suya fue el fenómeno cultural, musical y generacional en el que se convirtió la legendaria banda británica. Brian Epstein fue de alguna manera el CEO de los Beatles (que no es poco).

Las lecciones que los creativos pueden aprender de los Beatles es siempre hay tiempo para transformarse en el plano profesional. Y es posible dejar de ser el creador de una idea para convertirse en creador de una empresa colosal. Quienes como el bueno de Brian Epstein guían a la banda y no se limitan a tocar en ella alcanzan el anhelado nivel 5. Son el quinto Beatle.

El secreto de la longevidad creativa no es otro que la transformación. Así no lo enseñan los Beatles, que se transformaron una y mil veces a lo largo de su carrera.

Te recomendamos

Inspirational

Criteo

Informa

Samsung

Compartir