Publicidad

5 ideas que están atrapando a la publicidad de hoy

5 ideas que están atrapando a la publicidad de hoyLas peleas callejeras no son muy diferentes a la vida en la industria publicitaria. Los malos comportamientos tienden a sucederse en forma de política empresarial, escándalos de oficina, despidos, manipulaciones o amenazas financieras. Y por encima de todo esto, los profesionales tienen que buscar la manera, no sólo de mantenerse a flote, sino de salvar sus propias ideas sobre la experiencia de trabajar en el mundo de la publicidad.

Como explica Mark Pollard, vicepresidente de estrategia de marca de Big Spaceship, en Adverblog hoy en día los jóvenes profesionales de esta industria tienen más posibilidades que nunca para elegir, pero para ellos casi todo termina convirtiéndose en frustración por trabajar a un ritmo tan lento, tan burocrático y con entornos con tantos departamentos aislados. Lo llamativo es que una industria de las ideas tenga tan pocas ideas para sí misma.

¿Qué es lo que está frenando a la industria publicitaria? Según Pollard hay cinco ideas clave que han logrado atrapar a la publicidad de hoy en día.

1. Lo digital es el problema de otro
Si los ejecutivos de tu agencia no toman un papel activo en hacerla más digital, vete de allí. Si externalizan el problema a otra compañía para que audite a la agencia en cómo trabajar lo que no funciona en lugar de hablar a la gente que manda, vete. Si son incapaces de liderar el cambio estructural y cultural con su propia gente y sus propios clientes, contratar a un par de personas que hagan a la agencia digital no resolverá ningún problema. Hay toda una generación de ejecutivos que está esperando a marcharse, y que no está realmente delegando en un profesional, sino que está delegando en toda una generación, por lo que lo digital ya es el problema de todos.

2. La creatividad es un departamento aislado
Muchas grandes agencias basan su negocio en la gestión de cuentas y la gestión de proyectos, pero son muchas menos las que tienen interés en crear equipos pequeños y que crucen disciplinas que tengan menos lazos entre los creadores y los clientes. Cuando la creatividad es sólo un departamento y no algo que se espera de cualquiera que se levanta por la mañana para ir a trabajar, los clientes terminan pagando por un montón de nada.

3. Hacer como si hubiera un cambio es como que exista un verdadero cambio
Muchas consultoras y compañías de asesoramiento para empresas ganan mucho dinero ayudando a los directivos de una agencia a hacer como que las cosas están cambiando. Pero si los trabajos no dependen de que se produzca ese cambio, difícilmente se producirá ese cambio.

4. Es un problema de la agencia
Si una agencia quiere cambiar, sólo puede hacerlo tanto y tan rápido como le dejen sus clientes. La innovación funciona mejor cuando se produce en una entidad separada que puede crear su propia cultura y conseguir nuevas fuentes de ingresos sin afectar a los clientes fieles. En los últimos años muchos clientes aseguran haber trabajado con demasiadas agencias en un mismo proyecto y, al final, terminaban eligiendo a una como líder que gestionara a los demás. El problema es que esta solución, demasiado extendida, ignora el hecho de que la gente va a trabajar cada día para crear, no para formar parte de una orquesta con mucha gente.

5. Alcanzar los objetivos en cifras es más importante que la cultura
Aunque en las empresas el objetivo primordial suele estar en los números, los datos han demostrado que la intención y la cultura generan resultados. El problema es que todavía parece que queda mucho para que la industria de este giro, aunque ojalá sea antes de que mucha gente abandone por entornos menos tóxicos.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir