Publicidad

7 maneras de sacar de quicio al consumidor con la publicidad

publicidadDebería enamorar al consumidor, pero lo cierto es que a veces la publicidad suscita más odio que otra cosa entre la audiencia. Aunque lo hacen en ocasiones de manera no deliberada, los anunciantes son expertos en el poco noble arte de clavar dardos de veneno en el corazón del consumidor.

Pero, ¿qué prende la mecha del odio en la relación entre consumidores y anuncios? La agencia de social media marketing We Are Social ha puesto la lupa sobre más de 670.000 tuits en los que la publicidad se lleva algún que otro “tirón de orejas” para intentar encuentran responder a esta pregunta. Y de su análisis, realizado en colaboración con la Federación Mundial de Anunciantes (WFA), podemos concluir que estos son los 7 pecados capitales de la publicidad:

1. Ubicuidad
Al consumidor le saca literalmente de quicio ser “bombardeado” por la publicidad, tanto que ha desarrollado una especie de “alergia” a los mensajes de carácter comercial.

2. Interrupción
Aunque no dejan de reconocer que la publicidad es el necesario peaje que hay que pagar para acceder a determinados contenidos de carácter gratuito, los consumidores están bastante hartos de ser interrumpidos por los anuncios. Las interrupciones publicitarias se hacen particularmente molestas para el consumidor en los programas televisivos de acción y drama y en la retransmisión en directo de eventos deportivos.

3. Incongruencia
A la hora de difundir sus mensajes publicitarios, muchas marcas se equivocan de medio a medio no sólo escogiendo la audiencia sino también los momentos para propagar tales mensajes.

4. Engaño
La publicidad se mueve muy a menudo en la delgada frontera que separa la exageración de la mentira pura y dura y el consumidor es muy consciente de la querencia de los anunciantes por esta peligrosa frontera.

5. Extensión
A ojos del consumidor, las pausas publicitarias son excesivamente largas. Y su extensión, combinada con su exagerada frecuencia, es “criptonita” para la audiencia.

6. Targeting poco “atinado”
Se supone que el targeting online es sumamente “listo”, pero a veces no da en la diana y se empeña en importunar al consumidor con mensajes de marcas por las que éste ha expresado ya su malestar en alguna ocasión.

7. Falta de calidad
Para conectar con el consumidor, las marcas necesitan priorizar la calidad sobre la cantidad y tomarse la molestia de hacer previamente tests a fin de comprobar su recepción entre la audiencia.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir