líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los protagonistas de esta campaña creen que controlan su borrachera (pero no)

Las 8 épicas "no borracheras" de esta campaña neozelandesa tienen todas idéntico final

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

La Agencia de Transporte de Nueva Zelanda y Clemenger BBDO acaban de lanzar una campaña en la que los protagonistas, a todas luces beodos, creen que "controlan" y se sientan al volante.

borracheras¿Es pasarlo bien sinónimo de ser parado por la policía y detenido por conducir ebrio? Es evidente que la respuesta a esta pregunta es un rotundo «no», pero algunos no parecen tenerlo muy claro a la hora de responder negativamente a la cuestión de marras.

Por eso, y consciente de que mucha gente sigue cometiendo la locura de ponerse al volante bajo los efectos del alcohol, Agencia de Transporte de Nueva Zelanda centra su última campaña en esas «cabezas de chorlito».

La campaña, que lleva la rúbrica de la agencia Clemenger BBDO, se aproxima con ligereza (salpimentada con sentido del humor) a un tema extraordinariamente serio como la seguridad vial.

¿El objetivo? Concienciar a los hombres de alejarse del volante cuando se han sobrepasado a todas luces con el alcohol. Al fin y al cabo, los hombres protagonizan el 85% de los accidentes de tráfico provocados por la ingesta de alcohol en Nueva Zelanda.

La campaña está integrada por 8 spots y cada uno de ellos fija la mirada en un protagonista diferente. Todos los hombres que se ponen frente a la cámara en la campaña de la Agencia de Transporte de Nueva Zelanda juran y perjuran estar en pleno uso de sus facultades mentales cuando es más que evidente que éstas se han visto considerablemente mermadas por culpa del alcohol.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Pese a estar convencidos de «controlar», los protagonistas de la campaña comparten todos idéntico final: son parados por la policía para someterse a un control de alcoholemia y acaban detenidos por conducir ebrios al volante.

Un spot de 60 segundos condensa las historias recogidas en los otros ocho anuncios, que tienen una duración de apenas 15 segundos.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

En la campaña «queríamos reflejar la mentira que muchos neozelandeses insisten en contarse a sí mismos: que puede que otros sean atrapados por la policía, pero ellos definitivamente no caerán en sus redes», explica Brigid Alkema, directora creativa ejecutiva de Clemenger BBDO. «Los protagonistas saben que han sobrepasado los límites, pero creen que tendrán suerte y que conducirán sanos y salvos a casa sin toparse con la policía», señala.

El regidor Steve Ayson, que se ha puesto tras las cámaras en campañas de marcas como Old Spice, Duracell y Samsung, consigue que los spots mantengan un tono deliberadamente gamberro hasta que sus protagonistas se topan finalmente con la cruda realidad al ser detenidos por los agentes de policía.

 

"Los influencers con perfiles enfocados a la sostenibilidad son los que mayor ratio de engagement tienen", G. López (Huawei)AnteriorSigueinteMireia Belmonte se enfrenta al desafío de respirar conectada al tubo de escape del Hyundai NEXO

Contenido patrocinado