Publicidad

Por qué el copywriting no tiene nada que ver con la escritura

8 razones por las que el copywriting no orbita (ironías de la vida) en torno a la escritura

Puede que el copywriting y la escritura hundan sus raíces en idéntica materia prima, las palabras, pero son también radicalmente diferentes.

copywritingEl copywriting, ese arte que hermosea y da sentido a la publicidad con palabras que a modo de punzantes puñales se clavan vigorosamente en las retinas del espectador, está emparentado supuestamente, y de manera muy estrecha, con la escritura. ¿Cómo no iba a estarlo si su objetivo no es otro que hilvanar palabras y ribetear con ellas la atención del espectador?

Pero, ¿y si el copywriting no tuviera en realidad nada que ver con la escritura? Puede que su materia prima sean las palabras, las mismas que tiene a bien utilizar la escritura, pero el copywriting (el que hunde sus raíces en la publicidad al menos) está bastante alejado del oficio (puro y duro) de escritor. Así lo cree al menos el legendario publicitario británico Dave Trott que en un post publicado en su blog personal enumera 8 consejos de copywriting que poco o nada tienen que ver con la escritura o el arte de encajar palabras (por simple deleite estético) como si éstas fueran piezas de un puzle :

1. Luche por escamotear al consumidor su exigua atención. Recuerde que un anuncio invisible está reñido con la eficacia.

2. Tómese la molestia de inocular el virus de la intriga en el lector. Pero no cometa el pecado mortal de caer en la irrelevancia. Guíe al lector en la dirección adecuada en el proceso de contagio.

3. Tenga permanentemente en la mirilla al target a quien pretende “disparar” con sus mensajes. Comprenda sus problemas, sus esperanzas y sus necesidades e ignore todo lo demás.

4. Demuestre siempre la superioridad del producto que está promocionando (si puede efectivamente hacerlo).

5. Los hechos son mucho más persuasivos que las palabras (a menudo hueras). Pero como bien decía la buena de Mary Poppins con un poco de azúcar (en forma de prosa glaseada con psicología) la píldora que los publicitarios depositan en los labios de los consumidores pasará mejor (y no se atascará en sus gargantas).

6. Azuce los deseos de los consumidores y cree atajos para hacer realidad tales deseos.

7. No se deje jamás la credibilidad del producto promocionado en el tintero.

8. Trate de remachar la venta. Haga que el comprador desee hacer algo y logre que lo haga.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir