Publicidad

9 lecciones de creatividad que todos podemos aprender de Prince, el genio púrpura

princeAyer fue un día negro para la industria de la música. El cantante estadounidense Prince fallecía este jueves en su casa de Chanhassen (Minnesota) a los 57 años de edad. Y al conocer tan luctuosa noticia el cielo musical en el que tanto brilló el artista de los mil nombres (se agenció varios a lo largo de su dilatada carrera) se tiñó de morado y comenzó a llorar lluvia púrpura.

Autor de joyas como "Purple Rain" y "Little Red Corvette", Prince tenía fama de estrafalario y poco convencional. Pero podía permitírselo. ¿No son todos los genios un poco excéntricos?

De él, que vendió más de 100 millones de discos en todo el mundo y nos dejó atónitos cientos de veces con su inagotable talento, todos podemos aprender unas cuantas lecciones de creatividad. A continuación, y de la mano de Entrepeneur, repasamos las mejores:

1. Prince pensaba a lo grande
Prince firmó su primer contrato con una discográfica a los 18 años. Dos años antes, con sólo 16 años, y al constatar que ningún otro trabajo le iba a satisfacer, el cantante se propuso pelear fuerte por conseguir su sueño y dedicarse profesionalmente a la música. Tardó sólo un par de años en conseguirlo.

2. Prince creció con su audiencia
Pese a su inconmensurable talento y sus fenomenales triunfos, Prince nunca miró por encima del hombro a sus fans ni tuvo la osadía de menospreciarlos. Siempre recalcó que había crecido codo con codo con su público. Y que su éxito como cantante se lo debía en gran parte a sus seguidores.

3. Prince era un verdadero artista
De la pluma de Prince salieron no sólo canciones interpretadas por sí mismo. ¿Le suenan temas míticos como “Manic Monday” o “Nothing Compares 2 U”? Los escribió el genio de Minnesota. La cabeza de Prince estaba siempre en constante ebullición creativa y se inspiraba en cualquier cosa para crear.

4. Prince luchó por su trabajo
Prince tuvo los arrestos de lanzar duros dardos contra la industria de la música, a la que acusó de tratarle como un esclavo. Cuando tras “divorciarse” de Warner Bros., la discográfica le recriminó que la marca Prince le pertenecía, el cantante no se arredró y cambio su nombre artístico por un símbolo impronunciable. Además, tuvo también la valentía de cantarles las cuarenta a gigantes de internet como YouTube para proteger su trabajo.

5. Prince experimentaba constantemente
En 2004 Prince vendió más de 600.000 copias de su álbum “Musicology” experimentando con un método de comercialización muy “sui generis” pero exitoso. ¿Su método para vender su disco? Comercializar entradas para sus conciertos y agasajar después a los asistentes con su álbum. Tres años después el artista volvió a dejar a propios y extraños con la boca abierta y regaló 3 millones de copias de su álbum “Planet Earth” a los suscriptores de The Daily Mail. “Lo que hago es marketing directo”, aseguraba Prince.

6. Prince hacía lo inesperado
En una ocasión Prince se acercó una supuesta “stalker” que hacía guardia junto a su estudio en Minneapolis. El cantante habló con ella, sin afearle su comportamiento en ningún momento, y la mujer, que quizás lo único que quería era tener frente a frente a su ídolo durante unos instantes, no volvió a aparecer jamás por su estudio.

7. Prince no era esclavo de sus fans
En 2007 Prince, en su afán por proteger su derechos de “copyright”, demandó que sus fotos fueran retiradas de algunas páginas de internet (muchas de las cuales eran, claro está, webs de fans). A sus seguidores les sentó lógicamente a cuerno quemado lo que consideraron una absoluta salida de tono y se unieron contra su ídolo. ¿Qué hizo entonces Prince? Descolgarse con una canción, “PFUnk,” en la que leía la cartilla a sus fans y al mismo tiempo les declaraba su amor. Ni que decir tiene que, después de esta genialidad, el amor de los seguidores de Prince hacia él subió como la espuma.

8. Prince entendía a las personas
Puede que se vistiera con ropa de terciopelo y con tacones, pero Prince era una persona de carne y hueso que nunca se ocultó como tal (pese a su apabullante talento).

9. Prince sabía escribir
El cantante de Minnesota era capaz de alumbrar personajes inolvidables en unas cuantas líneas, como la mujer de la que hablaba en el tema “Raspberry Beret”. Y también era capaz de inspirarnos y retarnos en sus canciones. ¿Un ejemplo? La canción “Let’s Go Crazy”, en la que Prince reflexionaba sobre la vacuidad de la existencia humana. El artista conseguía plasmar tristes realidades en sus canciones y hacer bailar al mismo tiempo a su público.

Te recomendamos

Coronavirus

LiveMD

Outbrain

Podcast

FOA

Compartir

Centro de preferencias de privacidad

Navegación

Estas cookies permiten que el Sitio Web funcione correctamente por lo que son esenciales para que el Usuario pueda usar todas las opciones del Sitio Web y pueda navegar y utilizar las funciones de la misma con normalidad.

Advertising

Analíticas

Estas cookies recopilan información anónima de manera estándar sobre la navegación del Usuario y sus patrones de comportamiento. La información recogida mediante las cookies analíticas es utilizada para la elaboración de perfiles de navegación de los Usuarios de este Sitio Web, con el fin de introducir mejoras en nuestro servicio.

__utma, __utmz, __utmb
__utma, __utmz, __utmb

Other