líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

A mal tiempo, publicidad "por la cara"

Ross Harper de 21 años, y Ed Moyse, de 22, son dos recién licenciados de la Universidad de Cambridge. Una vez finalizada su carrera universitaria, estos dos jóvenes tienen que enfrentarse no sólo al difícil mundo laboral, sino también una deuda de 50.000 libras, la que les ha dejado su paso por la universidad.

Agobiados por sus deudas y por un mercado laboral cada vez más hostil, Harper y Moyse han decidido ponerle al mail tiempo buena cara con un sorprendente proyecto empresarial: «Buy My Face» (Compra mi cara).

El proyecto se inició el pasado 1 de octubre y prolongará sin ninguna pausa hasta finales de septiembre de 2012. Como su propio nombre indica, en “Buy My Face”, las marcas tienen la posibilidad de comprar anuncios que verán después pintados en las caras de Harper y Moyse.

Lleva en marcha apenas dos meses, pero “Buy My Face” es ya un éxito. Desde su lanzamiento el pasado mes de octubre, Harper y Moyse han recibido ya innumerables de solicitudes de marcas interesadas en anunciarse en los rostros de los dos jóvenes.

La novedad de esta fórmula publicitaria está en que los logos de las marcas están pintados en nuestras caras. Lo cierto es que cada vez más gente está visitando nuestra página web, riéndose de nuestras carass y siguiendo links que redirigen a nuestra empresa. Nuestra esperanza es que en un año, la visita a ‘Buy My Face’ se convierta en un rutina diaria, como lo es acceder a Facebook o Twitter”, explica Ross Harper en declaraciones a PR Web.

En “BuyMyFace” hay un calendario online en el que en cada día aparece el logo de un marca, el que Harper y Moyse llevarán en sus rostros esa fecha. Los logos redirigen al internauta a las páginas webs de los anunciantes. Prueba del éxito de este original proyecto es que todos los días del mes de noviembre están ya vendidos. Además, en sus primeros diez días como empresarios, los dos jóvenes lograron recaudar 3.500 libras. Aparte de divertida, la idea de los jóvenes parece ser rentable.

Además de pintarse el logo del anunciante en sus rostros, Harper y Moyse cuelgan después sus fotos con el logo en su web y tienen un blog en que relatan diariamente sus experiencias como “anuncios andantes”.

S. Ramentol (CAC): "la libertad de expresión se confunde con la emisión de material tóxico"AnteriorSigueinteGoogle Chrome nos permite crear nuestros propios logotipos

Noticias recomendadas