Publicidad

Ad blocking ¿el revulsivo que salvará a la publicidad digital de sí misma?

adblockMucho se está hablando en las últimas semanas de los bloqueadores de publicidad online y de las consecuencias que esta práctica podría tener en la industria publicitaria. Analistas, editores, marcas y agencias han puesto el grito en el cielo ante esta situación para la que no parece existir una solución a corto plazo.

Pero ¿realmente el ad blocking es tan perjudicial como se nos está contando? Una cuestión que ha planteado Ben Kunz, vicepresidente de planificación estratégica en Mediassociates, agencia experta en planificación y compra de medios. Este señala que la industria en la que nos movemos está marcada por un fuerte carácter cíclico, según recogen desde Digiday. Por esta razón, es normal que cada cierto tiempo el sector de la publicidad entre en modo pánico. Por ejemplo, el pasado año, Facebook redujo el alcance orgánico de sus mensajes por lo que muchos comenzaron a plantear su validez como plataforma de marketing.

Ahora el problema viene por los bloqueadores de anuncios. El marketing digital tiene que luchar en la actualidad con los problemas de visibilidad, el fraude en la publicidad online, las bajas tasas de respuesta y el poco interés que los usuarios muestran ante algunos formatos.

En palabras de Kunz, el bloqueo de la publicidad online podría ser una de las mejores cosas que le han sucedido a la industria de la publicidad en el último año. No se lleve las manos a la cabeza todavía ya que parece que sus afirmaciones están bastante fundamentadas. Señala que la presión que está ejerciendo sobre el sector esta tendencia al alza hará que se ponga un mayor énfasis a la hora de comunicar sus mensajes.

Deja claro que el ad blocking fomentará la búsqueda de la relevancia por parte de los “marketeros” ayudando a los editores a establecer un verdadero orden en sus prioridades y acabar con tanto caos.

Kunz no tiene ningún problema en mostrarse crítico con la industria publicitaria explicando que los bloqueadores de anuncios son en realidad una gran idea ya que eliminan todo aquello que a los usuarios no les interesa.

De sus palabras se desprende que el mundo de la publicidad digital siempre ha contado con tres fuentes de lo que podríamos denominar como “porquería” que nos han llevado hasta esta situación.

En primer lugar, nos encontramos con las sugerencias con las que los usuarios son bombardeados y que no despiertan en estos el más mínimo interés. A este problema tenemos que sumar el gran conocido problema de la visibilidad. Muchos de los anuncios por los que los anunciantes han pagado jamás llegan a los usuarios. No podía faltar el fraude en la publicidad online para cerrar este nefasto triunvirato.

El problema de la industria es que contamos con herramientas que nos permiten luchar contra el fraude y la “hinchazón” de los volúmenes de visibilidad pero, seamos sinceros, no somos capaces de predecir si un ser humano real aborrecerá nuestro anuncio.

No es de extrañar que, con todos los argumentos expuestos, los usuarios vean en los bloqueadores de anuncios un filtro con el que poder librarse de toda esa publicidad con la que son bombardeados, que no les interesa y que, en muchas ocasiones, dificulta su experiencia de navegación.

Por muy poco que le guste la situación actual, el ad blocking ha presionado a los “marketeros” para ser más relevantes y a los editores para no saturar a estos con la vista puesta en llenar sus bolsillos. Hemos entrado sin apenas darnos cuenta en una nueva era en la que es el consumidor el que tiene el poder y ha decidido rebelarse.

Muchos están diciendo adiós a la televisión tradicional o por cable en favor de servicios como Netflix o Hulu. Pandora o Spotify están enamorando a los oyentes de la radio y las redes sociales se han convertido en las nuevas fuentes informativas.

La publicidad tiene que evolucionar. El coste de acceso a los contenidos está cayendo y el precio de nuestra atención continúa aumentando. Una de las dos partes tiene que ceder. No olvide que cualquier bloqueador de anuncios es, en esencia, una fuente de datos muy precisa sobre las perspectivas que muestra su público por lo que sólo queda una salida: céntrese en capturar aquellos usuarios que realmente estén interesados.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir