Publicidad

La marca sueca Clas Ohlson pone bajo los focos el estrés navideño

El adorable peluche de este spot sueco le desea una Navidad felizmente estresante

La cadena sueca de ferreterías Clas Ohlson ha decidido convertir el estrés navideño en el absoluto protagonista de su nueva y brutalmente honesta campaña de Navidad.

clas ohlsonPuede que la publicidad se empeñe en bañar en litros y litros de almíbar la Navidad, pero todos sabemos (porque la hemos sufrido en nuestras propias carnes) que esta festividad puede ser también extraordinariamente agobiante.

Y parece que los anunciantes están decididos a hacer guiños a esa otra Navidad, la Navidad que, lejos de procurar paz, amor y felicidad al género humano, lo colma de estrés.

Si hace unos días Orange se descolgaba en tierras francesas con un spot que era toda una oda a los “fails” nacidos al calor de la Navidad (que no son pocos precisamente), la cadena sueca de ferreterías Clas Ohlson estrena un spot navideño que pone también el foco en el lado menos jocoso (y más accidentado) de la Navidad.

Por el anuncio de Clas Ohlson desfilan distintos iconos navideños que se lamentan de la naturaleza estresante de la Navidad mientras son víctimas de auténticos desastres.

El spot de la marca escandinava se abre con una escena en la que dos compradores luchan por echar el guante al último osito de peluche que hay sobre la estantería de una juguetería llena a rebosar de clientes. Y por culpa del febril consumismo de quienes ansían comprarlo con todas sus fuerzas, el pobre osito pierde uno de sus brazos.

En otra escena la oveja de un belén es accidentalmente engullida por la aspiradora. Sufren también los embistes de la Navidad una galleta de jengibre que se quema en el horno y una muñeco de nieve apuñalado con una zanahoria por niños poseídos por el espíritu de la ansiedad navideña.

Tampoco podía faltar en el anuncio de Clas Ohlson un árbol de Navidad que prende fuego por culpa de un desafortunado accidente provocado por unas velas.

Particularmente hilarante es la escena en la que un objeto decorativo con forma de Papá Noel termina vomitando en su propio saco por culpa de la furibunda e imprudente conducción de quien está al volante en el coche donde está acomodado.

El claim “Reduce the Christmas stress. Solve all your Christmas needs in one place” (Reduce el estrés navideño. Resuelve todas tus necesidades navideñas en un único lugar) pone colofón al spot de Clas Ohlson.

Detrás del anuncio, el que muchos se verán probablemente retratados, están la agencia sueca King, la productora Indio y el director Adam Berg.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir