Publicidad

¿Anda la publicidad a la gresca con canas y arrugas? Isabella Rossellini cree que sí

isabellaIsabella Rossellini fue durante años rostro de la firma cosmética francesa Lancôme, protagonizaba (casi día sí y día no) portadas de la revista Vogue, y figuraba entre las actrices y modelos mejor remuneradas. La vida sonreía a la hija de la actriz sueca Ingrid Bergman y del cineasta italiano Roberto Rossellini. Sin embargo, algo se torció en la meteórica carrera de la bella actriz y modelo: su edad.

A mediados de los 90 la marca gala Lancôme, preocupada quizás por las (totalmente normales) patas de gallo que comenzaban a asomar en el rostro de su musa, decidía rescindir el contrato publicitario con Rossellini.

Y que Lancôme renegara de ella supuso un duro golpe para la actriz y modelo. “Las mujeres maduras no tenían cabida en la moda y la publicidad, fui simple y llanamente reemplazada por modelos más jóvenes. Me sentí muy humillada. Creo que había y sigue habiendo una especie de discriminación por la edad en el mundo de la moda y de la publicidad”, asegura Rossellini, que tiene hoy 64 años, en una entrevista concedida recientemente al dominical Bild am Sonntag.

A juicio de Rossellini, para ser modelo hay que ser una persona dotada de seguridad en sí misma y de disciplina, también en lo referente a la comida. “Para mí, que siempre me ha gustado comer, la autodisciplina a la hora de comer siempre me pareció horrible. Pero mucho peor es ahora, cuando las chicas anoréxicas de 14 años son el pan de cada día en la industria de la moda”, señala Rossellini.

La alergia a las canas y las arrugas que denuncia Isabella Rossellini sigue haciendo actualmente de las suyas en la industria de la moda y de la publicidad, pero quizás algo menos que antes.

Firmas de moda como Céline, Yves Saint Laurent, Marc Jacobs, Kate Spade, Buscemi o H&M han demostrado en algunas de sus campañas publicitarias recientes que “la arruga es bella”.

1

2

3

4

5

6

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir