líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

En este polivalente anuncio Ryan Reynolds vende a la vez su última película y los macarrones con queso de Kraft

Marketing y PublicidadFotograma del spot "Krafty Kid" de Kraft y Netflix

Kraft y Netflix comparten planos en este spot de Ryan Reynolds

En este polivalente anuncio Ryan Reynolds vende a la vez su última película y los macarrones con queso de Kraft

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El nuevo spot de Ryan Reynolds sirve de vehículo de promoción tanto de la nueva película del actor en Netflix como de los macarrones con queso de Kraft.

Los anuncios suelen estar enfocados única y exclusivamente a un solo producto porque lo de mezclar churras con merinas (y que las marcas se roben focos las unas a las otras) no parece ser lo más apropiado en clave publicitaria. Sin embargo, en un nuevo spot para Kraft y Netflix Ryan Reynolds demuestra que es perfectamente posible vender las bondades de dos marcas de manera simultánea.

El anuncio de marras sirve de vehículo de promoción tanto de The Adam Project, la nueva película de Ryan Reynolds en Netflix, como de los macarrones con queso de Kraft.

En The Adam Project, un filme adscrito al género de la ciencia ficción, Ryan Reynolds comparte protagonismo con Jennifer Garner, Mark Ruffalo y Zoe Saldana.

La película sigue las andanzas de Adam, que interpretado por Ryan Reynolds viaja atrás en el tiempo, conoce a su yo de 12 años (Walker Scobell) y se embarca junto a él en una ambiciosa misión para salvar el mundo.

Para celebrar el próximo lanzamiento de The Adam Project, que debutará en Netflix el 11 de marzo, Kraft ha sumado fuerzas con la plataforma de vídeo en streaming y los protagonistas de la película: Reynolds y Scobell.

Si no visualizas correctamente el vídeo embedded, haz clic aquí

En el spot Scobell, de 13 años, se mete en la piel de Reynolds y remeda a la perfección su característico sarcasmo (algo que no resulta, no obstante, del agrado del equipo de producción).

Imbuido del espíritu de Reynolds, Scobell prefiere dar rienda a su ingenio (cargado de mala baba) y no ceñirse al guión descolgándose con frases como «Kraft Mac & Cheese: if your parents don’t buy it, stop loving them» (Kraft Mac & Cheese: si tus padres no los compran, deja de quererlos).

Reynolds, que en el spot trabaja tras la cámara junto al equipo de producción, asume la culpa por las salidas de tono de Scobell argumentando que el actor ha interpretado a su yo más joven en The Adam Project y que ha terminado contagiándose de su método de actuación.

El spot ha sido alumbrado al alimón por Maximum Effort, la agencia de Ryan Reynolds, y por The Light.

Desde hace algunos años Ryan Reynolds compagina su carrera como actor con su pujante carrera como publicitario. Al frente de Maximum Effort el intérprete canadiense ha alumbrado campañas (algunas de ellas muy celebradas) para marcas como Aviation American Gin (su propia marca de ginebra), Mint y Match.com.

Colgándose del brazo de Netflix en su nueva campaña Kraft pretende conectar con una audiencia más amplia y demostrar que sus macarrones con queso resultan deliciosos para todas las edades. Por su parte, la empresa de Los Gatos tiene también mucho que ganar apoyándose en Kraft para promocionar su última película, cuya visibilidad se verá así notablemente amplificada.

 

¿Cómo afectará la guerra de Ucrania al sector publicitario? Así ven el futuro anunciantes y agenciasAnteriorSigueinteLa brecha de género hace también de las suyas en el amor (y esta campaña quiere cerrarla)

Contenido patrocinado