Publicidad

Las apariencias engañan: ni se le ocurra abrazar al adorable (y letal) osito de este spot

Las apariencias engañan: ni se le ocurra abrazar al adorable (y letal) osito de este spot
En los últimos tiempos los ositos de peluche se han puesto de moda a rabiar en el universo publicitario. Así lo atestiguan las memorables (y “monísimas”) campañas que anunciantes como Samsung, Migros o Heathrow se han sacado últimamente de la chistera para hacer morir del amor al espectador.

En el anuncio que le proponemos a continuación es también un osito quien acapara todos los flashes, pero su protagonista no tiene, sin embargo, nada de adorable.

El spot se abre con la silueta en negro de lo que parece un osito (de juguete). A continuación, una voz en off, aderezada con las notas de lo que parece una caja de música, habla de las múltiples regulaciones con las que tienen que lidiar los fabricantes de ositos de peluche para lograr que sus productos aterricen en el mercado y puedan convertirse en los mejores amigos de los niños (y de los no tan niños).

Tales regulaciones se desvanecen paradójicamente cuando el osito en cuestión deja de ser un juguete para convertirse en una mortífera arma, explica la voz off en el anuncio. Y al mismo tiempo, mientras escucha estas palabras, el espectador descubre el verdadero y letal rostro del osito, en cuyo hocico hay encastrado un poderoso y peligroso cañón.

Con este inquietante anuncio, la ONG Illinois Council Against Handgun Violence pretende hacer hincapié en las vergonzosas discrepancias que hay entre las regulaciones (casi inexistentes) a las que se enfrentan los fabricantes de armas y entre las innumerables normas que deben acatar quienes fabrican inocuos ositos de peluche.

Detrás de este spot, al que seguirá un documental sobre la fabricación de la singular arma que lo protagoniza, están la agencia FCB Chicago y el director Ben Flaherty.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir