Publicidad

Apple llega "tarde" al (no tan) preocupante fenómeno del ad blocking

conejoEn la actualidad, no existe un rincón de la industria publicitaria que no haya mostrado su preocupación por el fenómeno del ad blocking. Una tendencia que cada vez se extiende más entre los usuarios y que se ha agravado desde que Apple anunciase que permitirá el bloqueo de los anuncios en sus dispositivos móviles a través de su navegador Safari.

Por mucho que pueda llegar a preocuparnos, el bloqueo de la publicidad móvil ya está aquí y es más eficaz de lo que muchos en la industria hayan podido predecir. Existen bloqueadores para Android, sistema operativo de Google, que funcionan en un mayor número de teléfonos que en los de la compañía de la manzana.

Pero lo cierto es que nos encontramos ante un panorama bastante confuso. Algunas áreas actualmente son consideradas como seguras pero no se confíe. Eso sí, algunos bloqueadores de publicidad han demostrado su ineficacia ante ciertas situaciones como la publicidad de determinadas páginas web procedentes de aplicaciones. Un ejemplo de esto se produce cuando un usuario lee un artículo a través de Facebook Pulse sin abandonar la app.

“Creemos que el 30% de todo el tráfico web que estamos viendo procede de aplicaciones como Facebook y Twitter”, explica en Adage Harry Kargman, fundador y CEO de la compañía de publicidad móvil Kargo. Estas páginas in-app a menudo se ven a través de los navegadores personalizados pero iOS 9 dejará que los desarrolladores utilicen Safari dentro de las aplicaciones.

La buena noticia es que las aplicaciones de bloqueo de anuncios no gozan de mucha popularidad en ese sentido entre los usuarios móviles. Algunas de las más conocidas como AdBlock Mobile o Ghostery no han aparecido en el listado de las 1.500 aplicaciones más descargadas en los últimos tres meses.

“Entre los últimos nueve y 12 meses no hemos visto un fuerte interés dentro del mercado por las aplicaciones para bloquear anuncios”, señala Fabien-Pierre Nicolas, vicepresidente de marketing y comunicaciones de App Annie, plataforma que analiza apps.

Esto ofrece una luz al final del túnel ya que, incluso si el nuevo sistema operativo de Apple ofrece mayores posibilidades para el bloqueo de publicidad, la atención de los usuarios sobre navegador web para móviles sigue quedando fuera de lugar. “La mayor parte de actividad procede de las aplicaciones. Alrededor del 90% del consumo de contenido a través del móvil sucede en las apps”, apunta Nicolas.

¿Qué sucede entonces?

Las últimas predicciones lanzadas por eMarketer señalan que este 2015 los “marketeros” destinarán 20.800 millones de dólares para llegar a los usuarios a través de las apps móviles de los que sólo 7.900 millones se emplearán para los navegadores móviles.

“Creemos que el ad blocking supone una preocupación pero todavía existen una gran cantidad de oportunidades”, afirma Scott Cunnigham, gerente general en el Tech Lab del Interactive Advertising Bureau. “Mientras que gran parte de la atención debe orientarse al entorno de las aplicaciones, debemos ser capaces de abordar al mismo tiempo el mundo de los navegadores para conseguir que los editores hagan dinero allí donde los usuarios consumen el contenido”.

Dado el predominio del mundo de las aplicaciones así como la popularidad de Android y la presencia desde hace un tiempo de los bloqueadores de anuncios, editores y anunciantes pueden estar tranquilos (al menos de momento) ante la llegada de Crystal, el bloqueador de publicidad digital móvil de Apple a través de Safari.

Y esto es así porque la conclusión a la que llegan la gran mayoría de expertos y analistas es que el ad blocking no es la mayor de las preocupaciones. El gran desafío lo presentan el fraude y la visibilidad.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir