Publicidad

ARTISTA ANÓNIMO MUTILA CON PHOTOSHOP

El vocablo que se usa para designarlo actualmente en la red es dètournement, pero en perfecto castellano el término que designaría la obra de Jack El Decapitador es apropiación: tomar un objeto con un mensaje y transformarlo al gusto, logrando que los valores que proyecta sean irónicos e invertidos.

El artista anónimo se ha propuesto revisar los crímenes del popular asesino londinense y darles un aire completamente contemporáneo, decapitando imágenes en vez de cuerpos: marquesinas, vallas publicitarias e incluso anuncios impresos, nadie está a salvo de su cuchillo de Photoshop.

Asesino en serie sin patrón definido, se dedica a degollar a los más dispares personajes publicitarios de diferentes marcas. Sus intenciones y su móvil no están todavía claros: ¿proezas de hacker pretencioso o un intento reivindicativo anticapitalista?

Lo que si está claro es su procedimiento: toma una foto de su víctima, la retoca y crea una pegatina en la que no aparece la cabeza pero sí algo de sangre. Después la coloca y el trabajo ya está hecho. La labor de decapitación de Beckham en la contraportada de The London Paper fue algo más complicada. Secuestró algunos de los primeros ejemplares, creó las pegatinas y luego las intercaló sutilmente entre las que mantenían el original. Los repartidores de periódicos hicieron el resto del trabajo desde la ignorancia.



Video de presentación de Jack El Decapitador

El creador decapitador ha colgado un vídeo en Youtube explicando sus vías de acción, y su arte ya cuenta con innumerables adeptos. Blogs y webs hablan de este hombre sin rostro ni nombre, que ciertamente, además de controvertido e irreverente, no se ha inventado nada.

El dètournement es un arte ya viejo. El artista bonaerense Óscar Brahim lleva años creando en estos términos y cambiando de sentido objetos propios de la cultura occidental, dándole un revés a los valores “doblemoralistas” de la sociedad capitalista.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir