Marketing y Publicidad

¿Por qué todo el mundo odia la publicidad?

Así acabó la humanidad aborreciendo con todas sus fuerzas la publicidad

A la gente solía gustarle la publicidad, pero eso era antes. Quizás a mediados de los 90, cuando internet no lo había impregnado aún todo con su presencia.

publicidad peineta odiarLos humanos son seres extraordinariamente empáticos. Y como tales rezuman amor por su pareja, por sus padres y por sus hijos. A algunos se les acelera asimismo el corazón por sus mascotas, por su querido hogar y por sus aficiones favoritas. Otros prefieren prodigarse amor única y exclusivamente a sí mismos.

Pero, ¿qué hay de la marcas? ¿Hay gente que agasaje realmente con amor a las marcas? Lo cierto es que no. Las marcas no dejan ser compañeras de vida de las personas. Y tales compañeras son más o menos dignas de agrado y simpatía, pero no de amor en el estricto sentido de la palabra, asegura Thomas Koch en un artículo para Meedia.

Aquellos anunciantes que creen a pies juntillas en el denominado "brand love" jamás se han tomado la molestia de hablar de tú a tú con el consumidor.

Del "brand love" al odio hay solo un paso

A la gente también solía gustarle la publicidad, pero eso era antes. Quizás a mediados de los 90, cuando internet no lo había impregnado aún todo con su presencia. Hoy en día la gente odia con todas sus fuerzas a los publicitarios. Y la culpa es de los propios publicitarios por no conocer el valor real de la mercancía que brota de sus manos: la publicidad. Los culpables son asimismo los creativos, que alumbran publicidad que no es en modo alguno digna de ser amada. También tienen su parte de culpa los planificadores de medios, que osan dejar las estrategias en manos de los algoritmos. Y son igualmente culpables los medios, que no sienten escaso o nulo respeto por sus usuarios.

En el pasado la publicidad era, como las marcas, una compañera de vida para las personas, una compañera que gustaba más o menos, pero que en la medida en que no podía ser sorteada, alojaba también en sus entrañas un pacto de no agresión. Si ésta se comprometía a no hacer nada al consumidor, éste tampoco iba a lacerarla en modo alguno.

Pero más tarde entraría en escena el furioso ataque digital de los anunciantes contra la humanidad. Los anuncios pasaron a convertirse en ubicuos en la red de redes. Y perseguían a la gente, la espiaban vilmente y arruinaban por completo su experiencia digital. La publicidad llegó incluso al extremo de penetrar en la vida más íntima de las personas, de emponzoñar a los más pequeños de la casa y de manipular procesos electorales.

El furibundo ataque digital de los publicitarios contra la humanidad

Pero entonces la gente se dio cuenta de que podía contraatacar, de que podía escapar de la publicidad con la inestimable ayuda de los "ad blockers". Quienes otrora odiaban la publicidad acabaron metamorfoseándose en brillantes estrategas en burlarla y emigraron a plataformas ajenas a los anuncios como Netflix. La compulsión con la que antaño la gente consumía publicidad acabó desvaneciéndose.

Así y todo, a las marcas les fue imposible liberarse de las voraces fauces de la publicidad digital y siguieron vertiendo dinero a manos llenos en las gargantas de Google, YouTube, Facebook, Instagram y compañía (aunque su impacto publicitario en tales canales se diluyera en realidad como un azucarillo).

Las marcas terminaron quedándose vacías de valor y acabaron siendo reemplazadas por "no marcas" de quita y pon, esas que no necesitan apoyarse ni en la publicidad ni en los GAFA para existir. El sistema acabó implosionando. Y el amor, el mismo que hasta no mucho empapaba supuestamente las relaciones entre marcas y consumidores, acabó trocándose en muerte. Hay, al fin y al cabo, amores que matan, concluye Koch.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Dendary

Smartclip

La Vaguada

Compartir

Centro de preferencias de privacidad

Navegación

Estas cookies permiten que el Sitio Web funcione correctamente por lo que son esenciales para que el Usuario pueda usar todas las opciones del Sitio Web y pueda navegar y utilizar las funciones de la misma con normalidad.

Advertising

Analíticas

Estas cookies recopilan información anónima de manera estándar sobre la navegación del Usuario y sus patrones de comportamiento. La información recogida mediante las cookies analíticas es utilizada para la elaboración de perfiles de navegación de los Usuarios de este Sitio Web, con el fin de introducir mejoras en nuestro servicio.

__utma, __utmz, __utmb
__utma, __utmz, __utmb

Other