Publicidad

Así de épico y nauseabundamente sucio es el patrocinio deportivo en Holanda

El fútbol es sucio, es duro, duele y lleva a quienes lo practican a superar todo tipo de barreras (hasta las más impensables). Pero quizás por ello el balompié porta orgulloso sobre la cabeza la corona de deporte rey.

La entidad financiera ING es muy consciente de la grandeza (a veces inconmensurablemente mugrienta) de este deporte y da buena prueba de ella en un emotivo (a la vez que nauseabundo) spot para la selección holandesa de fútbol, de la que es sponsor oficial.

En el anuncio los chalecos que portan los jugadores del combinado nacional holandés en los entrenamientos (pertrechados, cómo no, del logo de ING) son víctimas de auténticas barrabasadas y son restregados con saña en el lodo y los charcos provocados por la lluvia y en el sudor, las lágrimas y hasta los genitales de los futbolistas.

Pisoteados, desgarrados, hechos pedazos y embadurnados (hasta la náusea) de mugre (de distintos orígenes), los chalecos de la selección holandesa son de todo menos mimados por sus portadores, pero aun así ING siente un orgullo que no les cabe en el pecho a la hora de patrocinar esta prenda.

Y es que, pese a la total falta de decoro con la que los futbolistas, en el ejercicio de su profesión, tratan a los chalecos de ING, estamos sin lugar a dudas ante una prenda absolutamente gloriosa y rebosante de la épica asociada al balompié.

Detrás del anuncio, absolutamente cautivador, de ING está la agencia JWT Ámsterdam.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir