Publicidad

Netflix compra el 50% de la empresa de publicidad exterior Regency

Así quiere convertirse Netflix en el rey absoluto de la publicidad exterior en Hollywood

Netflix ha adquirido por 150 millones de dólares el 50% de las participaciones de la empresa de publicidad exterior Regency. De la mano de Regency Netflix pretende conquistar Hollywood.

netflixSe trata de una transacción tan inusitada como profundamente excitante. Netflix ha adquirido por 150 millones de dólares la mitad de las participaciones de la empresa de publicidad exterior Regency, convirtiéndose así en propietario de las 35 vallas publicitarias más codiciadas de Los Ángeles: las emplazadas en el legendario Sunset Strip.

A priori parece una paradoja que una empresa digital como Netflix haya decidido posar sus ojos en la antediluviana publicidad exterior. Una publicidad exterior que huye como de la peste del microtargeting y no intenta (a toda costa) conectar con el target apropiado en el lugar y en el momento adecuados.

¿El objetivo de Netflix? Que sus series y películas hallen cobijo en gigantescas vallas publicitarias, las que hay apostadas a lo largo de los 2,6 kilómetros de Sunset Strip.

Que Sunset Strip sea una suerte de paraíso (terrenal) para la publicidad exterior tiene una explicación que poco o nada tiene de mitológica. Sunset Strip es no sólo el epicentro de quienes se dedican a la industria cinematográfica y se jactan de ser jóvenes y “cool” sino también una zona extraordinariamente transitada (por vehículos) puesto que hace de nexo de unión entre Beverly Hills y West Hollywood.

Quienes circulan por esta área y se quedan atrapados en atascos (que es una circunstancia bastante habitual) se topan de bruces con vallas de Stranger Things, House of Cards u Orange Is The New Black.

Durante los últimos años Netflix ha demostrado que la añosa y veterana publicidad exterior rebosa lozanía cuando tiene a bien colgarse del brazo de la creatividad. De la mano de agencias como Doner LA o Battery, la célebre plataforma de vídeo en streaming ha insuflado nueva vida a la publicidad exterior, grabándola a fuego en las retinas del espectador y trasladando sus efectos (arrebatadoramente positivos) a las redes sociales.

Ejemplos de la afinidad de Netflix con la publicidad exterior hay unos cuantos. A principios de este año Netflix acaparó miradas en Los Ángeles, Berlín y también en Madrid con una singular instalación para la serie de ciencia ficción Altered Carbon.

En la instalación de marras era visible una marioneta plastificada (y sorprendentemente humana) atrapada en un mupi. Esta singular acción publicitaria, que echa raíces en la historia del protagonista de la serie, un soldado de élite que es congelado tras su muerte y regresa 250 años después a la vida, dio muchísimo que hablar en su día en las redes sociales.

También sumamente provocativa (y objeto de controversia) fue una valla instalada por Netflix en Berlín a principios de 2017. En la valla era visible un dedo humano condimentado como si fuera una salchicha y pensado para promocionar la serie de zombis Santa Clarita Diet.

Así quiere convertirse Netflix en el rey absoluto de la publicidad exterior en Hollywood

El alboroto provocado por la valla fue tal que Netflix tuvo finalmente que recular y reemplazar la publicidad por otra menos sangrienta. Aun así, y aunque retirada, la valla dio muchísimo que hablar (también fuera de su emplazamiento original en Alemania).

Hace un año Netlix dejó, por otro lado, boquiabierto a más de uno cuando se descolgó con una gigantesca y críptica valla sobre la que podía leerse el siguiente mensaje: “Netflix Is A Joke”. Finalmente se desveló que esta valla era una suerte de salvoconducto para que la empresa de Reed Hastings pudiera promocionar su múltiple oferta de comedia “stand-up”.

También el año pasado Netflix dio cuenta de lo eficiente que puede ser (cuando así se lo propone) la publicidad exterior cuando dejó (por descuido) rayas de coca (pegatinas en realidad) en los baños públicos a fin de promocionar Narcos.

Así quiere convertirse Netflix en el rey absoluto de la publicidad exterior en Hollywood

Aun así, Netflix no se ciñe a lo analógico puro y duro cuando apuesta por la publicidad exterior. En 2014 la compañía estadounidense lanzó una campaña que reaccionaba en tiempo real al estado de ánimo de los transeúntes echando mano de GIFs extraídos de series de éxito como Fargo u Orange Is The New Black.

Lo que está claro, tras el reciente acuerdo alcanzado con Regency, es que Netflix no ha dicho aún la última palabra en lo referente a la publicidad exterior (a la que continuará regalando múltiples sonrisas). Con 700 producciones propias en cartera sólo durante este año y un presupuesto de marketing cifrado en 2.000 millones de dólares, Netflix anunciará a bombo y platillo sus nuevas series y películas en pleno corazón de Hollywood (que en su vertiente más clásica está lastrado por un buen número de problemas a diferencia de la rozagante empresa capitaneada por Reed Hastings).

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir