Publicidad

¡Atención marketeros!: El sexo ya no vende

womanburgerEn los últimos meses numerosas marcas han lanzado campañas que se han hecho realmente conocidas y no precisamente por su creatividad sino por su contenido sexual. Todas ellas han estado envueltas en polémica por mostrar, en su mayoría, mujeres en paños menores e incluso se ha pedido la retirada de alguno de ellos. ¿Quiere decir esto que el público ya no quiere ver contenidos subidos de tono en la publicidad?

Una de las últimas campañas que tuvo una gran resonancia es la de una compañía de autobuses de Cardiff que mostraba en su parte trasera una fotografía de una mujer desnuda con un cartel que rezaba: "Móntame todo el día por 3 libras".

Otro ejemplo de estas campañas sexistas es un anuncio de la televisión británica que promocionaba un nuevo móvil que presumía de ser el más fino del mundo y para ello, mostraba a una delgada modelo en ropa interior y tan solo los segundos finales estaban dedicados a mostrar el producto.

Muy conocida es la campaña de la compañía de comida rápida Carl’s Jr./Hardee’s, que desde hace 10 años muestra a famosas modelos y celebrities en sus anuncios con clara intención sexual comiendo sus hamburguesas. Los spots se emitían durante la Super Bowl y dieron la vuelta al mundo.

Lo cierto es que durante muchos años este tipo de anuncios han surtido efecto o por lo menos su emisión se traducía en un incremento de las ventas del producto. Sin embargo, el público parece haber dicho basta a la saturación de anuncios y campañas sexies. Un reciente estudio elaborado por Ameritest ha concluido que el sexo en la publicidad ya no vende. Aunque siguen causando la misma expectación, con 11 millones de visitas el último anuncio de hamburguesas protagonizado por la modelo Charlotte McKinney con poca ropa, las ventas ya no aumentan como solían hacerlo hace unos años.

El problema de este tipo de campañas reside en la falta de mensaje en cada una de ellas. Se centran en mostrar mujeres, en cosificarlas sin ningún sentido ni objetivo concreto. De hecho, la mayoría de las veces el hecho de mostrar contenido sexual nada tiene que ver con el producto que se anuncia. El sexo sigue vendiendo, pero solo si persigue una intención justificada. En publicidad si no hay mensaje, no hay ventas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir