Publicidad

Los bots, el negocio oculto (y realmente lucrativo) de la publicidad digital

 

benderCuando despegó la publicidad online, los players de la industria celebraron la posibilidad de aumentar la transparencia del sector publicitario. De esta manera, la información recabada acerca de las visitas sería más veraz y se podrían ajustar más eficazmente los presupuestos.

Al menos, eso pensaban. Y es que la neutralidad de internet esconde un negocio oscuro, en un vacío legal, que abulta las visitas y las carteras de los soportes digitales a la par que merma la efectividad de las campañas de anunciantes.

Hablamos de los bots, sistemas creados por “hackers” que virtualmente acceden a los dispositivos de ciertos usuarios y generan múltiples visitas remotas sin que el propietario se percate.

Este tipo de software malicioso representa la variedad más extendida de fraude publicitario en el entorno virtual. A través de él, se estima que se han generado más de catorce millones de dólares en todo el mundo. Todo ello a costa de los anunciantes.

Por tanto, las firmas están comenzando a llevar a cabo un seguimiento más exhaustivo de sus campañas digitales, y algunas tecnológicas aúnan sus esfuerzos para garantizar la confianza en los soportes publicitarios ofrecidos por el entorno online.

Como ejemplo, Google adquirió hace un par de años la startup londinense Spider.io, pionera en el desarrollo de detección de bots. La tecnología de la startup se introdujo a los soportes de anuncios de Google, a fin de analizar el tráfico falso antes de que los anunciantes paguen por él.

Pero, como cualquier cuestión que afecte globalmente al sector, se precisa una solución conjunta. A fin de llegar a ella, algunos anunciantes, medios e intermediarios han pactado unas normas y certificados que aseguran la calidad del tráfico.

Sea como fuere, el recelo de algunos players es tal, que han optado por suprimir de sus campañas el entorno digital. Según se hacía eco Expansión, recientemente un alto cargo de Omnicom promulgó que varios partners habían dejado de lado los anuncios online por temor al fraude, tornando sus esfuerzos publicitarios de nuevo a la televisión.

Mientras el sector toma medidas contra los bots, las cuestiones relativas a su uso habrían de alcanzar el marco regulador de las autoridades. De lo contrario, dejarían a los “hackers” una vía libre para lucrarse a expensas de las marcas.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir