Publicidad

BURSON-MARSTELLER LANZA “EVIDENCE-BASED”, UNA NUEVA METODOLOGÍA PARA EL ANÁLISIS

Nota de prensa:

Burson-Marsteller ha anunciado hoy el lanzamiento de “Evidence-Based”, una metodología de trabajo centrada en la investigación, análisis y medición de las campañas de comunicación. El enfoque “Evidence-Based” se ha diseñado para asegurar que todos los programas de comunicación y relaciones públicas estén basados en la evidencia –los datos-, y orientados a los resultados.

De esta forma, “Evidence-Based” se aplica tanto al comienzo de los planes de comunicación (en el diseño de la estrategia y el plan de acción), como durante su desarrollo (para asegurar que el proyecto está en el camino de alcanzar sus objetivos iniciales), y su conclusión (midiendo los resultados finales para confirmar el retorno de la inversión – ROI).

Para llevar a cabo esta metodología, Burson-Marsteller utilizará cerca de 40 herramientas de medición y análisis, de creación propia, en las más de 135 oficinas que la compañía tiene en 90 países de todo el mundo.

Durante 2010, Burson-Marsteller también lanzará regularmente nuevas herramientas de “Evidence-Based”, que ayudarán a las organizaciones a desarrollar, supervisar y medir los programas de comunicación y relaciones públicas; y a identificar las deficiencias de las organizaciones en materia de comunicación (mensajes y audiencias clave, reputación corporativa, comunicación 2.0, relaciones institucionales, etc.).

Estas herramientas, además, proporcionarán la evidencia de que los programas de comunicación tienen un fuerte retorno de la inversión para las organizaciones.
Entre las principales características de “Evidence-Based”, destacan:

Enfoque “científico”. “Evidence-Based” se centra en la evidencia y la fuerza de los datos y estadísticas, no en una “corazonada” o especulación.

Enfoque 360º de la comunicación. “Evidence-Based” es una metodología completa, ya que el enfoque asegura un uso exhaustivo de los datos y herramientas (diseñadas específicamente para demostrar resultados) en todo el proceso de comunicación.

Es rentable. Mediante el uso de “Evidence-Based” en el desarrollo de programas de comunicación y relaciones públicas, Burson-Marsteller puede asegurar que cada uno de los euros que se invierten en la ejecución del plan, tendrá para los clientes unos resultados y retorno de la inversión concretos.

Es medible. Mediante el uso de herramientas “Evidence-Based” al comienzo, durante y al final de un proyecto, las empresas podrán comprobar la evolución positiva de su inversión, y la consecución de los objetivos inicialmente fijados.

Es flexible. Debido a que Burson-Marsteller, a través de “Evidence-Based”, mide el impacto de las tácticas de un programa al principio, mitad y final del mismo, existe la oportunidad de corregir el rumbo de un plan de comunicación en medio de la campaña.

Es una prueba del valor de la comunicación y las relaciones públicas para las organizaciones. Utilizando un enfoque “Evidence-Based”, los profesionales de la comunicación pueden demostrar el valor que aporta esta actividad a su organización en general.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir