Publicidad

La publicidad de vídeo más cara no es necesariamente la más eficaz

La calidad deja K.O. al poderoso caballero don dinero en la publicidad de vídeo

Provista de un presupuesto particularmente abultado, la publicidad de vídeo no es necesariamente más eficaz. En esta fórmula publicitaria la calidad gana la partida al dinero.

vídeoCuando las marcas se aproximan a la publicidad en formato vídeo, lo hacen a menudo convencidas de que este formato publicitario anda necesitado de presupuestos elevadísimos para conquistar la anhelada eficacia. Nada más lejos, sin embargo, de la realidad. Según un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos por la compañía de vídeo Wistia, la calidad goza de más importancia que el presupuesto en la publicidad de vídeo (sobre todo si quienes hincan el diente a esta fórmula publicitaria son pequeñas y medianas empresas).

Para llevar a cabo su informe Wistia se alío con la agencia Sandwich Video para alumbrar tres anuncios en formato vídeo pertrechados de diferentes presupuestos y determinar a continuación cuál de ellos puso sobre las mesa mejores resultados.

Uno de los anuncios fue creado con un ajustado presupuesto de apenas 1.000 dólares, el segundo vio la luz apoyándose en un presupuesto de 10.000 dólares, y al tercer y último spot se le asignó un presupuesto de 100.000 dólares.

Una vez examinada la eficacia de los tres anuncios, Wistia determinó que el spot de 10.000 dólares fue el más eficaz (en todas las plataformas) en comparación con los otros dos vídeos.

El anuncio de 10.000 dólares se las ingenió además para obtener el coste por instalación (CPI) más reducido en YouTube: 6,66 dólares. Esta cifra se elevó hasta los 10,75 dólares en el caso del anuncio de 100.000 dólares y hasta los 12,74 dólares en el caso del vídeo de 1.000 dólares.

Las diferencias en cuanto a CPI se hicieron aún más acusadas en Facebook, donde el spot de 10.000 dólares obtuvo un valor de 23,57 dólares, frente a los 77,54 dólares del vídeo de 100.000 dólares y los 54,04 dólares del anuncio de 1.000 dólares.

Si nos detenemos en otra métrica, el coste por visualización (CPV), los tres anuncios obtuvieron valores prácticamente idénticos en YouTube (0,08 dólares). Más apreciables fueron, no obstante, las diferencias en Facebook, donde el vídeo de 10.000 dólares logró un CPV de 0,10 dólares (frente a los 0,18 dólares de spot de los 100.000 dólares y los 0,14 dólares del anuncio de los 1.000 dólares).

El informe de Wistia pone de manifiesto que, provistos de las ideas y las narrativas adecuadas, los anuncios con poco presupuesto pueden ganar perfectamente la partida de la eficacia a los avituallados de presupuestos más onerosos.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir